Quién-tú-sabes no iba a aparecer en ninguna portada de revista o firmar algún patrocinio de un producto glamoroso. No obstante, es justo admitir, aunque sea de mala gana, que el Señor Oscuro era una especie de celebridad. Él era, y es, estupendamente famoso. O más bien, infame.

Pero a pesar del alto perfil de Lord Voldemort y de la macabra sombra que proyectó sobre Hogwarts y sus habitantes durante décadas, todavía hay un montón de datos y análisis poco convencionales que muchas personas, incluso los fanáticos de Harry Potter, pueden desconocer.

Aquí hay un vistazo a los aspectos más extraños de un personaje que ya es bastante extraño …

Su nombre es toda una rareza.

Todos estamos muy familiarizados sobre el tabú de decir «Voldemort» en voz alta, de ahí su abundante selección de apodos. ¿Recuerdas cuando el Ministro de Magia Cornelius Fudge se negó a decir el nombre de… ehm, Quién no debe ser nombrado… en la oficina del Primer Ministro Muggle, en lugar de eso lo garabatea en un pergamino y lo desliza sobre el escritorio?

Incluso para Lord Voldemort presentarse a sí mismo no era tan simple. Es difícil considerar un spóiler que, en los libros, «Soy Lord Voldemort» es un anagrama ingenioso del nombre anterior del Señor Oscuro, Tom Sorvolo Ryddle. Pero, ¿alguna vez te has preguntado cómo funciona eso para los potterheads que leen en otros idiomas? «Yo soy», por ejemplo, se traduce en francés a «je suis».

Entonces, ¿cuál es el nombre de pila de Voldemort en Francia? Espera … Tom Elvis Jedusor.

Elvis Presley probablemente se sorprendería al descubrir su asociación con las fuerzas del mal. (Por cierto, la versión danesa es mucho más alocada, aunque igual de incongruente, «Romeo G Detlev». ¿Dónde estáis, Señor Oscuro?)

De vuelta a lo francés, J.K. Rowling dejó alucinados a todos en Twitter hace un par de años con la revelación de que la última «t» en Voldemort es silenciosa, como en la pronunciación estándar en francés. Esto en realidad tiene mucho sentido, ya que es consistente con la idea bastante poética de que la sílaba final de su nombre, «mort» significa «muerte», como lo hace en el idioma galés.

Era decidido, inteligente … pero también descuidado.

La amargura del joven Voldemort al haber sido rechazado de su postulación favorita como maestro de Defensa Contra las Artes Oscuras en Hogwarts no una sino dos veces (por Armando Dippet y más tarde Albus Dumbledore) lo puso furioso, y se sospechaba que maldijo el puesto en venganza. El resultado de la supuesta maldición fue que los maestros de Defensa Contra las Artes Oscuras solo duraron un año como máximo.

Una interesante interpretación, al menos para él, de este hecho fue que Voldemort estaba trabajando astutamente para socavar el estándar de la enseñanza, de modo que, a su debido tiempo, el talento para la Defensa Contra las Artes Oscuras sería tan pobre entre la próxima generación de magos que el Señor Oscuro podría vencer la resistencia casi a su antojo. Si es que ese era su plan.

Otra perspectiva, a menudo pasada por alto: varios maestros que ocuparon el puesto fueron, en varias ocasiones, puestos por él. Podría discutir ese punto para Snape y, en menor medida, para Quirrell, todos sucumbieron después de un año, cuando podrían haberlo servido mejor al minar más activamente los estándares en el aula, o espiar a los estudiantes más dotados.

¿Creen que se percató de ello?

Su arrogancia también hizo al Señor Oscuro descuidado. Voldemort consideraba a los elfos domésticos como socialmente inferiores y por eso les dio poca consideración. Pero piénselo, en dos ocasiones diferentes, su humilde condición sacó lo mejor de ellos: cuando Kreacher lo privó del medallón de Salazar Slytherin, y cuando Dobby logró escapar del encarcelamiento en la Mansión Malfoy, lo que permitió a sus amigos montar lo que se convirtió en una resistencia bastante efectiva.

Para alguien sin nariz, era algo vanidoso.

¿Ha notado cómo se refería a sí mismo en tercera persona (ante, en diferentes ocasiones, Frank Bryce, Peter Pettigrew y Walden Macnair)? ¿Qué hay con eso?

Era una forma de reforzar su poder. Como hemos visto, muchos otros estaban demasiado aterrorizados para decir su nombre. Al pronunciarlo firmemente, él mismo confirmó su dominio sobre ellos y le dio credibilidad a su dominio propio. Sin embargo, no funcionó tan bien al final para él, ¿verdad?

La caída final del Señor Oscuro podría atribuirse a su vanidad, y los descuidos que siguieron a partir de ella. El destino mortal de Voldemort estaba vinculado a los Horrocruxes, su única vulnerabilidad significativa. Sin embargo, un mago con suficiente talento supuestamente podría hacer un Horrocrux a partir de cualquier cosa. Quién-Tú-Sabes seleccionó deliberadamente objetos de importancia personal (la diadema de Rowena Ravenclaw, la copa de Helga Hufflepuff, el anillo de Marvolo Gaunt) para la creación de su propia leyenda. Si no hubiera sido tan vanidoso, y en su lugar elegido, digamos, un simple guijarro en una playa oscura, tal vez hubiera prevalecido.

Para todo el indudable talento, poder y valor de Voldemort (recuerden, incluso su enemigo mortal Harry Potter sintió brevemente ‘admiración resentida’ por su enemigo al ver a Riddle como un joven intrépido en el Pensadero de Dumbledore), fueron estos detalles ocultos, a menudo ignorados, los que finalmente sellaron su destino.

- Afiliado -
FuentePottermore
Compartir
Proud Gryffindor con ascendencia Ravenclaw. Diseñador, ilustrador, cinéfilo y geek de corazón. Perfeccionista y detallista como buen Virgo.