No tienes que hacerte la tonta – Hermione Granger

Desde ese primer día en Hogwarts, hubo una mano muy notable en la clase. La inteligencia de Hermione y su sincero amor por el aprendizaje se ganaron instantáneamente a la mayoría de los profesores e incluso le dieron una extraña sonrisa de la Profesora McGonagall. Pero otros no estaban impresionados. El profesor Snape llamó a la señorita Granger “una insufrible sabelotodo”, y la molestia de Ron sobre su pronunciación de “Levi-o-sa” casi arruinó para siempre cualquier potencial amistad.

Si bien podría haber sido más fácil para Hermione pasar desapercibida en la clase, estamos tan contentos de que se haya mantenido fiel a sus principios. De lo contrario, ella no sería Hermione. En cambio, continuó elevando el estándar para mujeres e hijos de muggles en todas partes.

No dejes que te encasillen – Ginny Weasley

“Eres demasiado joven” fueron tres palabras que Ginny debe haber estado cansada de oír. Después de su encuentro con Lord Voldemort, ella fue encasillada como una víctima, pero no pasó mucho tiempo antes de que ella emergiera como una bruja guerrera en toda regla y maestra del hechizo de Moco-murciélagos.

A pesar de que le dijeron que se mantuviera a salvo y se mantuviera fuera de problemas, Ginny luchó valientemente en el Departamento de Misterios, la Torre de Astronomía y la Batalla de Hogwarts, a pesar de lo que su madre pudo haber pensado acerca de tales cosas. Ella sabía que era capaz de defenderse después de todo su arduo trabajo con el Ejército de Dumbledore (un nombre que ella misma se le ocurrió, en realidad).

Ginny también sorprendió a sus hermanos mayores con su talento en el campo de Quidditch, habiéndose escabullido con sus escobas y practicado en secreto durante años. También mostró una gran paciencia superando su enamoramiento adolescente con Harry y saliendo con otros chicos, lo que al final pareció atrapar a Harry. En sus propias palabras, ‘Todo es posible si tienes suficiente coraje’.

Exprésate, no importa si la gente se ríe – Luna Lovegood

Cuando conocimos a Luna, ella estaba leyendo una revista al revés y llevaba un collar hecho con corchos de cerveza de mantequilla. Nadie tuvo que preguntar cómo consiguió el apodo de ‘Lunática’ Lovegood. Pero cuando llegamos a conocerla, vimos que Luna era una niña amable, creativa y, lo que es más importante, perfectamente feliz como era.

Los estudiantes se burlarían de Luna, jugando bromas como ocultar sus pertenencias el último día del trimestre. Pero nunca pareció decepcionarla. En cambio, Luna siguió haciendo las cosas que le gustaban: hablar de Snorkacks de cuernos arrugados, comentar partidos de Quidditch y hacer sus propios accesorios. Su estilo de vida práctico y su manera de pensar sobrenatural le resultaron útiles a Harry, que encontró en Luna la única fuente de consuelo para hablar después de la muerte de Sirius. Todos podemos aprender del ejemplo de Luna: caminar en alto, ser tú mismo y llevar esos pendientes caseros de rábano con orgullo.

Mantén la calma cuando tus compañeros colmen tu paciencia – Minerva McGonagall

La profesora McGonagall puede ser reconocida por ser estricta, pero su actitud sensata fue muy valiosa durante su tiempo en Hogwarts, especialmente teniendo que trabajar con personas como Dolores Umbridge y los Carrow. Ver sus enfoques para “enseñar” debe haber sido increíblemente frustrante, especialmente para alguien tan dedicado a mejorar mentes jóvenes. Habría necesitado toda la fuerza de la Profesora McGonagall para no llamarlos a todos idiotas bulliciosos y Transfigurarlos en un charco de baba en el acto.

Pero cuando todo estuvo dicho y hecho, el impecable historial de McGonagall como profesora de Transfiguración, jefa de Gryffindor y Directora de Hogwarts, continuó sin problemas. Como debe de ser.

Trabaja duro, pero juega mucho también – Nymphadora Tonks

Puede que le haya sido fácil cuando se trataba de su evaluación de Ocultación y Disfraz (un beneficio definitivo de un Metamorfomago), pero no hay dudas de que Tonks trabajó duro para su carrera, que logró tan joven. En serio, ¿un mínimo de cinco T.I.M.Os con ‘Excede las expectativas’ o más? Y eso es antes del intenso programa de entrenamiento que los Aurores deben completar. Es agotador solo pensar en eso.

Pero Tonks nunca olvidó cómo divertirse. Ella era una problemática confesa en la escuela, le encantaba bromear con Harry y sus amigos, y esas caras divertidas de ella hicieron de Tonks la vida y el alma de la fiesta. Nos hace bien soltarnos de vez en cuando. Entonces, después de un buen y duro trabajo o estudio, ¿por qué no colorear tu cabello de color rosa chicle y salir para ver el equivalente muggle de “Las Brujas de MacBeth”? Te lo has ganado.

Aunque otros puedan dudar de ti, no dudes de ti misma – Fleur Delacour

Tal vez eran los celos o tal vez había algo en la sangre de Veela que los llevaba por el camino equivocado, pero Fleur rara vez estaba rodeada por admiradores del género femenino. Todo lo contrario, de hecho, ella rápidamente se ganó el apodo de “Flema” cuando se relacionó con Bill Weasley, y se ganó una reputación de superficial. Y claro, a veces Fleur tenía poco tacto.

Pero no olvidemos que Fleur no era solo una bella y algo presumida estudiante de Beauxbatons, sino una bruja talentosa y campeona del Torneo de los Tres Magos. Ese Cáliz de Fuego no elige a cualquiera, sabes. Su actitud feroz la llevó a trabajar con la Orden del Fénix, y cuanto más llegamos a conocerla, más nos dimos cuenta de lo fuerte que era. En el camino, ganó el respeto ganado con tanto esfuerzo de aquellos que dudaron de ella. Y, al ser Fleur Delacour, estaba feliz de ser ‘lo suficientemente guapa para los dos’ cuando su querido Bill quedó horriblemente marcado por Fenrir Greyback.

Deja que los tontos te subestimen bajo su propio riesgo – Molly Weasley

Molly no era solo una ama de casa, que cocinaba y limpiaba. Ella era todas esas cosas, además de una madre de siete hijos, además de una bruja absolutamente hábil la cual venció a Bellatrix Lestrange.

En el momento en que amenazaron a Ginny, Molly Weasley fue mano a mano con una de las brujas Oscuras más peligrosas del mundo, derrotándola en un duelo enardecido por la batalla en un ataque de furia maternal. Y hubo mucho regocijo. Bella, ¿qué parte de “NO A MI HIJA, PERRA” no entendiste?

Hasta ese momento la habíamos visto pelear más con platos que con Mortífagos, pero sabíamos que la Sra. Weasley no era una mujer con la que se podía jugar. (Aunque ella probablemente hacía algunas bromas).

Sus regaños y Vociferadores mostraron su actitud de tolerancia cero hacia las tonterías, además, sabíamos que amaba a sus hijos con la ferocidad de un Colacuerno húngaro. Ella pudo haber llorado por un Boggart que imitaba a su familia muerta, pero cuando llegó el momento de defender a su hija, Molly no se contuvo, porque esa fuerza interior estuvo ahí todo el tiempo.

- Afiliado -
Compartir
Proud Gryffindor con ascendencia Ravenclaw. Diseñador, ilustrador, cinéfilo y geek de corazón. Perfeccionista y detallista como buen Virgo.