Dulce, inocente y peculiar, Luna fue una bocanada de aire fresco en la pandilla de Hogwarts y nos dejó una gran impresión, convirtiéndola en uno de los personajes más entrañables de la serie …

“Empieza la Segunda Guerra”

En la conclusión de Harry Potter y la Orden del Fénix, Harry perdió a Sirius y nuestros corazones se rompieron una vez más.“Empieza la Segunda Guerra” fue importante porque representaba las consecuencias de la muerte de Sirius y fue un momento en el que un poco de positividad parecía imposible.

Y llega Luna. Después de que Harry eligió no asistir a la fiesta de despedida, tropezó con Luna en el corredor de Hogwarts. Estaba colocando carteles pidiendo el regreso de sus pertenencias, que, una vez más, habían sido escondidas y Luna estaba normalmente tranquila al respecto.

Habiendo perdido a Sirius Harry, inicialmente, no estaba de humor para hablar con ella, pero Luna era característicamente tranquilizadora e intrigante. En general, fue un encuentro breve pero crucial para el desarrollo de Luna e incluso de Harry.

– ¿Cómo es que no estás en la fiesta? –preguntó Harry.
– Bueno, he perdido la mayoría de mis posesiones –dijo Luna serenamente-. Las personas las toman y las
esconden, tú sabes. Pero ésta es la última noche, y realmente que las necesito devuelta, así que he estado poniendo
carteles.
Ella señaló hacia el tablero, sobre él, completamente segura, que había clavado una lista con todos sus libros
y ropas perdidas, suplicando que les sean devueltas.
Un extraño sentimiento se despertó en Harry, una emoción diferente al enojo y la pena que sentía desde la
muerte de Sirius. Unos momentos antes se había dado cuanta que estaba apenado por Luna.

Harry Potter y la Orden del Fénix

Por qué es importante

“Empieza la Segunda Guerra” fue importante ya que nos dio una idea de la vida y el pasado de Luna que de otra manera no habíamos visto antes. Los detalles sobre la vida hogareña de Luna, sus padres y con los que estuvo rondando fueron salpicados a través de la serie, y “Empieza la Segunda Guerra” fue la primera vez que Luna habló sobre su madre.

– Tienes… –él comenzó-. Quiero decir, quién… ¿tienes algún conocido que haya muerto?
– Sí –dijo ella simplemente-, mi madre, ella era una bruja extraordinaria, tú sabes, pero a ella le gustaba
experimentar y uno de sus hechizos un día se volvió un poco mal. Yo tenía nueve años.

Harry Potter y la Orden del Fénix

Luna siempre fue el altavoz perfecto para muchos estudiantes de Hogwarts, especialmente Harry. Ella tenía una idea casi psíquica de lo que otras personas estaban pasando que sabía exactamente qué decir. Y nunca fue insignificante o cliché, era la verdad, y su encuentro con Harry después de la muerte de Sirius fue solo otro ejemplo de esto.

Como era de esperar con alguien cuyo apodo es “Lunática”, Luna era una persona profundamente excéntrica pero profundamente empática. Su capacidad de reconocer la necesidad de comodidad o compañía de otra persona es lo que la hace un personaje tan memorable y brillante.

El impacto exacto en Luna al presenciar la muerte de su madre Pandora es desconocido, pero Luna siempre pareció más inteligente más allá de sus años. Crecer con solo su padre parecía haberle dado a Luna una apertura al mundo, y el poder de creer en cosas extraordinarias.

No es de extrañar que Harry, un chico que se enfrentó a tanta muerte y tragedia en su vida, pareciera cómodo hablando solo con Luna sobre la muerte de Sirius. Su melancólica aceptación de la muerte de su propia madre pareció calmarlo.

“…El hombre que mataron los Mortífagos era tu padrino, ¿no es verdad? Me dijo Ginny.
Harry cabeceó bruscamente, pero encontró que no le molestaba hablar de Sirius con Luna. Él recordó que ella también podía ver a los Thestrals.

Harry Potter y la Orden del Fénix

El optimismo de Luna y la cercanía con ideas un tanto extravagantes fueron lo que le permitió llegar a las personas cuando más necesitaban a alguien como ella. En “Empieza la Segunda Guerra”, Luna dijo que Harry se reuniría con Sirius cuando él muriera y también con ella y su madre.

Era una cosa edificante decir cuando Harry estaba en un lugar tan oscuro. No le quitó el hecho de que Sirius se había ido, pero dejó a Harry con una sensación de optimismo. Luna había abierto la posibilidad de que pudiera volver a ver a su padrino y, aunque solo era una posibilidad, representaba esperanza.

Luna Lovegood fue alguien a quien muchos estudiantes de Hogwarts se burlaron y fastidiaron y generalmente maltrataron. Pero ella nunca dejó que eso la detuviera a vivir lo mejor de ella. Luna iba por ahí impartiendo la clase de optimismo estrafalario que le dio a Harry en “Empieza la Segunda Guerra”, mejorando a las personas que la rodean.

Y, en los tiempos oscuros, las personas como Luna son exactamente lo que necesitamos.

- Afiliado -
Compartir
Proud Gryffindor con ascendencia Ravenclaw. Diseñador, ilustrador, cinéfilo y geek de corazón. Perfeccionista y detallista como buen Virgo.