Aquí hay una selección de los mejores festines a los que todos desearíamos haber podido asistir …

¡Traigan las Cervezas de Mantequilla!

Cada fiesta en la sala común de Gryffindor.

Cada vez que Gryffindor ganó tanto como un partido de Quidditch, y sobre todo la Copa de las Casas, la sala común se convirtió en un caos. Con Fred y George siempre teniendo los misteriosos medios para proporcionar comida interminable, y los Gryffindors en general siendo un grupo ruidoso, podrás imaginarte las travesuras que deben haber hecho.

Gracias a un par de victorias de la Copa de Quidditch, pudimos entrever algunas de estas celebraciones, que siempre generaron grandes chismes en Hogwarts, como el primer beso de Harry y Ginny, o el primer y más malinterpretado beso de Ron y Lavender.

Se sabía que esas fiestas duraban toda la noche, o al menos hasta que la profesora McGonagall aparecía con su pijama de tartán. ¡Vamos, Minerva, suéltate el pelo y trae más cervezas de mantequilla!

Cumpleaños de muerte de Nick Casi Decapitado

Aunque esta fiesta en particular sonaba increíblemente incómoda para Harry, Ron y Hermione, también sonaba como una de las más interesantes. Claro, la comida no era para olfatear (no, realmente, no la olfates, ese queso estaba muy mohoso) pero los invitados parecían fascinantes. Después de todo, la gran mayoría de ellos estaban muertos.

Si bien podemos entender por qué Harry y compañía no estaban exactamente entusiasmados, la idea de una orquesta fantasma tocando sierras musicales bajo un candelabro de velas negras suena como una extravagancia gótica, y mucho mejor que nuestras endebles decoraciones festivas de Hallowe’en. Y Nick Casi Decapitado parecía satisfecho. Además, ¡la Desconsolada Viuda vino desde Kent! Kent!

La muerte de Lord Voldemort. Bueno, la primera

Se celebró un muy diferente día de muerte en la Piedra Filosofal, o al menos todos pensaron que era en ese momento. Esta fue la derrota de Lord Voldemort, por supuesto; la noche en la que el pobre bebé Harry perdió a sus padres y fue entregado a una infancia miserable con los Dursley. Poco sabía que al mismo tiempo, el oscuro y terrible reinado del mago había terminado, y ¿qué mejor excusa para una fiesta que esa?

Mientras que los silenciosos brindis a Harry se celebraban en secreto por todo el país, ciertos magos no eran muy discretos: las estrellas fugaces de Dedalus Diggle salieron en las noticias Muggle. Incluso Dumbledore, quien tuvo la enorme tarea de llevar al bebé Harry a un lugar seguro, ‘pasó por una docena de fiestas y banquetes’ camino a Privet Drive. La profesora McGonagall no se divirtió, pero a pesar de las circunstancias agridulces, no se puede negar que debe haber sido una noche verdaderamente histórica en el mundo mágico.

El Baile de Navidad

Así que Harry y Ron no tuvieron el mejor momento en el baile de Navidad debido a sus citas desastrosas, pero si hubieran podido dejar de lado sus hormonas durante cinco segundos, aún parece como una de las mejores fiestas de Navidad por siempre.

En primer lugar estaban las decoraciones de Hogwarts. Mientras las hadas de verdad adornaban cada rosal, el Gran Salón parecía resplandeciente con muérdago, hiedra y escarcha brillante. Estaban los atuendos, desde Hermione en su espectacular vestido despampanante, hasta las encantadoras túnicas plateadas de satén de Fleur, hasta el extraño atuendo de vicario de terciopelo de Draco. Luego estaba la comida: platos mágicos que conjuraban cualquier alimento que pudieras desear: chuletas de cerdo en el caso de Dumbledore.
La música fue proporcionada por la popular banda mágica mundial Las Brujas de Macbeth. Además, como cualquier buena fiesta, estaba todo el drama. La disputa completa de Hermione y Ron sobre Krum era puro material de telenovela, al igual que la revelación no tan impactante de Hagrid de que él era medio gigante. Harry y Ron también tropezaron con una conversación muy desagradable con Snape y Karkaroff sobre algo que se volvía “más claro y más claro”. Al final resultó que, Karkaroff estaba hablando de su Marca Tenebrosa y el inminente regreso de Lord Voldemort. Ahora eso es una fiesta.

La fiesta de Celebración de Hogwarts en la Cámara Secreta

Después de un segundo año muy oscuro en Hogwarts, los estudiantes tuvieron una fiesta de celebración improvisada después del enfrentamiento de Harry con Tom Riddle y el Basilisco. Lo que siguió fue una maravillosa fiesta de pijamas durante toda la noche en el Gran Salón, a la que asistieron Hermione y otros estudiantes previamente petrificados que habían recuperado la salud. Hagrid regresó de Azkabán alrededor de las tres de la madrugada y la escuela anunció que los exámenes habían sido cancelados. Los maestros también tuvieron una mini celebración, después de enterarse de que el Profesor Lockhart no podría regresar a Hogwarts el próximo año.

¡Jugo de Calabaza por doquier!

La Fiesta de Navidad del Club de las Eminencias

La fiesta de Navidad del profesor Slughorn fue el evento más candente del año mágico; una reunión de los mejores y más brillantes de Hogwarts, estudiantes que llegaron al prestigioso Club de las Eminencias. Y aunque es posible que Harry y Hermione no hayan querido estar allí, estamos seguros de que habrían muchos magos que alegremente tomarían su lugar. Solo mira esta asombrosa descripción:

El techo y las paredes habían sido cubiertos con adornos colgantes color esmeralda, carmesí y oro; así que se veía como si estuvieran en una enorme carpa, el lugar estaba repleto y sofocante, bañado en una luz roja que salía de una lámpara adornada en oro que colgaba del centro del techo, en el cual auténticas hadas estaban revoloteando, cada una brillaba como una partícula de luz. Un fuerte canto acompañado de un sonido como de mandolinas venía de una esquina lejana. Una bruma de humo de pipa estaba suspendida sobre varios brujos ancianos metidos en la conversación, y un buen número de elfos domésticos a chillidos trataban de abrirse paso por entre una selva de rodillas, ocultos por los pesados platones de plata que sostenían con comida, de modo que parecían como pequeñas mesas ambulantes.

Harry Potter y el Misterio del Príncipe.

¡Hadas! ¡Brujos! Y no olvidemos que en esta fiesta es la primera vez que nos presentan a un vampiro: el alto y hambriento extraño Sanguini. Apúntennos para la siguiente.

 

 

- Afiliado -
Compartir
Trayendo las mejores noticias del Mundo Mágico... ¡Ahora al Mundo Muggle!