Ya sea que seas un Muggle cocinando un pavo o un mago viendo cómo se bate la salsa por sí sola, la Navidad es un momento mágico. Sin embargo, naturalmente, las Navidades mágicas tienden a ser un poco más mágicas que otras, y abarcan toda clase de cambios en los elementos festivos más reconocidos. Es suficiente para hacer que desees arrojar tus luces de Navidad aburridas y sin vida en la basura. Después de todo, ¿cuál es el punto si no son verdaderas hadas revoloteando?

 

Comida

Una cena mágica de Navidad no es muy diferente de una cena de Navidad Muggle. La fiesta navideña de Hogwarts suele estar repleta de pavos y pudines de Navidad llameantes, e incluso los magos más poderosos no podrán resistirse a quedarse dormidos al final. Pero hay algunos toques mágicos con los que los Muggles lamentablemente no pueden competir.

Lo principal es que hay métodos de magia que pueden hacer que la comida se reponga, lo que significa que la cena de Navidad nunca tiene que terminar. Imaginen tener el milagro de un vino interminable, por ejemplo. Dejando a un lado las cosas mágicas, a los magos también les gusta dar un pequeño giro a la vieja tradición muggle de esconder dinero en un pudín navideño, como lo demostró Percy, quien casi se atraganta con un Sickle incrustado en su postre festivo.

 

Regalos

Dado que los magos son magos, sus regalos de Navidad son un poco más mágicos que la mayoría. Harry, por ejemplo, ha probado las delicias de ambos mundos, desde mondadientes y piezas de 50 peniques de los Dursley hasta capas de invisibilidad, Saetas de Fuego y navajas mágicas.

Sin embargo, hay ciertos regalos que son solo ligeramente diferentes a los muggles. Los magos, por ejemplo, todavía reciben regalos como dulces, calcetines y suéteres, pero están decorados con Snitches y Colacuernos húngaros, y los dulces suelen ser Ranas de chocolate o una caja de Grajeas de todos los sabores de Bertie Bott.

 

Tradiciones

Muchas tradiciones mágicas navideñas son muy similares a nuestras tradiciones muggles. Hay rompope, besos bajo el muérdago e incluso villancicos navideños, excepto que en el mundo de los magos, es más probable que sean cantados por un medio gigante embriagado o una armadura encantada.

Sin embargo, hay algunas pequeñas tradiciones que los magos en particular han adoptado: a la Sra. Weasley le encanta escuchar la transmisión navideña de su cantante favorita Celestina Warbeck, mientras que Harry y sus amigos son bastante adeptos al ajedrez mágico o a algunas rondas de Snap explosivo

Y no nos olvidemos de las fiestas navideñas de Slughorn, no es que alguien como nosotros sea invitado alguna vez. Aparte de eso, las navidades muggles y de los magos son notablemente similares, aunque estamos seguros de que las navidades mágicas no implican ver maratones de películas de Harry Potter …

Decoraciones

Mientras que algunos de nosotros somos culpables de exagerar un poco con nuestras decoraciones festivas, nuestras pequeñas luces de hadas siempre palidecerán en comparación con el Gran Comedor de Hogwarts durante el tiempo de Navidad.

Mientras que los muggles luchan por arrastrar a casa solo un árbol de Navidad, el Gran Comedor generalmente cuenta con alrededor de una docena de enormes árboles, todos inmaculadamente adornados con velas, bayas de acebo e incluso ‘búhos reales dorados’. Agregale carámbanos de hielo que no se derriten, luces navideñas que en realidad son hadas y nieve encantada que cae del techo, e incluso nuestros impresionantes tonos de color del árbol de Navidad no están a la altura de todo eso.

No nos olvidemos de los cohetes sorpresa de Navidad también, que explotan extravagantemente para revelar cosas como ratones vivos y sombreros exóticos. No nos referimos a coronas de papel endebles que se rompen en el mismo momento en que las ponemos, nos referimos a sombreros de contralmirante muy bien elaborados.

Mientras tanto, fuera de Hogwarts, Fred y George Weasley también han sido conocidos por experimentar con una técnica de decoración poco ortodoxa. Porque mientras que los muggles se han dedicado a poner estrellas o ángeles en la copa de sus árboles de Navidad, los gemelos optaron por poner en el suyo un gnomo pintado de oro, vestido con un tutú. A veces es bueno pensar fuera de la caja.

 

 

- Afiliado -
Compartir
Trayendo las mejores noticias del Mundo Mágico... ¡Ahora al Mundo Muggle!