¿Cuál es tu Navidad favorita que recuerdes en el Gran Comedor? ¿Fue la cena de Navidad de la Piedra Filosofal, con los estudiantes de primer año viendo su primer Hogwarts festivo por primera vez? ¿Qué tal el tercer año de Navidad, donde casi nadie apareció, y Albus Dumbledore consiguió un sombrero con un buitre de peluche en su sorpresa de Navidad, para el disgusto del Profesor Snape? Debemos admitir que nos gustó especialmente ese.

Solo pudimos ver cuatro Navidades en el Gran Comedor con Harry. Después del Baile de Navidad en el cuarto año de Harry, circunstancias atenuantes (y sí, con esto nos referimos a Lord Voldemort) significaban que Harry solía estar en otro lugar durante la temporada festiva, como en San Mungo después de que Arthur Weasley fuera atacado o visitando la tumba de sus padres en Godric’s Hollow. Lamentablemente, no todas las Navidades pueden estar llenas de pavo, rompope y frivolidad.

Pero los tiempos que pasamos en Hogwarts siempre serán especiales no solo para Harry, sino también para nosotros. Entonces, ¿por qué no revivir algunos de nuestros momentos favoritos de la Navidad en el Gran Comedor antes de prepararnos para nuestras fiestas navideñas?

Harry no había celebrado en su vida una comida de Navidad como aquélla. Un centenar de pavos asados, montañas de patatas cocidas y asadas, soperas llenas de guisantes con mantequilla, recipientes de plata con una grasa riquísima y salsa de moras, y muchos cohetes sorpresa esparcidos por todas las mesas.

Harry potter y la Piedra Filosofal

La primera Navidad de Harry en Hogwarts fue bastante reveladora para el pobre muchacho. Después de todo, era la primera vez que veía el Gran Comedor adornado en todo su esplendor, completo con una docena de altos árboles de Navidad y festones de acebo y muérdago. Por no hablar de la loca cena de Navidad. Entre los momentos más destacados de esta cena se incluyen: Hagrid besando a la profesora McGonagall en la mejilla, Percy casi partiéndose el diente con una moneda de plata y nuestra primera introducción a los huevos sorpresa mágicos, que produjeron tales artículos como un sombrero de almirante y un capó floreado.

 

El Gran Comedor se veía magnífico. No solo había una docena de árboles de Navidad cubiertos de escarcha y gruesas serpentinas de acebo y muérdago que cruzaban el techo, sino que la nieve encantada caía del techo, cálida y seca.

Harry Potter y la Cámara Secreta

La segunda Navidad de Harry fue ligeramente interrumpida por el plan de Hermione de tomar la Poción Multijugos y entrar a la Sala Común de Slytherin, pero definitivamente había tiempo para comer rápido tres porciones de pudín de Navidad antes de todo eso. Otros hechos más destacados de la segunda cena de Navidad de Harry involucraron algunos canto de villancicos de Dumbledore y Hagrid, y Fred y George hechizando la insignia de Percy para que dijera ‘cabeza de alfiler’. Percy no tuvo mucha suerte durante las fiestas de Navidad, ¿verdad?

 

“Derek, ¿has probado las salchichas? Son estupendas”.

El muchacho de primer curso enrojeció intensamente porque Dumbledore se había dirigido directamente a él, y cogió la fuente de salchicas con manos temblorosas.

Harry Potter y el Prisionero de Azkabán

La tercera cena de Navidad de Harry fue bastante incómoda, y como tal, bastante divertida. Con solo 13 residentes de Hogwarts quedándose en la escuela durante la temporada festiva (todos los demás se habían escapado debido a la amenazante presencia de Sirius Black) Dumbledore había organizado las mesas de las casas en el Gran Comedor para juntarlas, y sentar al resto del personal y los estudiantes en un entorno más íntimo.

Esto condujo a varios momentos divertidos e incómodos, como que la profesora Trelawney alterada, anunciara que la cena con 13 personas significaba que la primera persona en ponerse de pie moriría, un aterrorizado alumno de primer año llamado Derek que se conmovió hasta el fondo por ser atendido por el director personalmente, y, por supuesto, Snape enfurecido por el hecho de que Albus Dumbledore encontró un sombrero de buitre dentro de su sorpresa mágica, emulando la versión Boggart de Neville de Snape en una clase anterior de Defensa Contra las Artes Oscuras.

 

Aún no había comida en los brillantes platos de oro; sólo unas pequeñas minutas delante de cada uno de ellos. Harry cogió la suya como dudando, y miró a su alrededor. No había camareros. Observó que Dumbledore leía su menú con detenimiento y luego le decía muy claramente a su plato:

–¡Chuletas de cerdo!

Harry Potter y el Cáliz de Fuego

La cuarta Navidad de Hogwarts de Harry fue particularmente especial, ya que el Gran Comedor se transformó para celebrar el Torneo de los Tres Magos con el Baile de Navidad. No es que el Baile de Navidad fuera tan divertido para Harry. De hecho, estaba positivamente repleto de drama adolescente, como la espectacular pelea de Ron y Hermione sobre la cita de Hermione, Viktor Krum, Harry escuchando que Hagrid era medio gigante, el hermoso cambio de imagen de Hermione, y el pesar de Harry por su enamorada Cho Chang quien iba al baile con otra persona. Aún así, la fiesta se veía espectacular, y la noche terminó con un alocado baile junto a la banda mágica Las Brujas de Macbeth.

 

¿Cuál es tu Navidad favorita en Hogwarts?

 

- Afiliado -
Compartir
Trayendo las mejores noticias del Mundo Mágico... ¡Ahora al Mundo Muggle!