El Mundo Mágico está lleno de inadaptados, excéntricos y gente fuera de lo normal… Y esto es algo para celebrar.

LunaLovegood_WB_F6_LunaLovegoodInGryffindorLionHead_Still_080615_Port

Aunque Hogwarts es una prestigiosa institución de enseñanza que se dedica a educar las inquietas mentes de brujas y magos de todo el país, para muchos de sus estudiantes el castillo significa mucho más que convertir sus erizos en alfileteros.

A lo largo de los cientos de años de haber abierto sus puertas, Hogwarts se ha convertido en un hogar para cualquiera que se sienta abandonado y el lugar para aquellos inadaptados puedan embonar. De hecho, Hogwarts alienta constantemente la individualidad y cualquiera que pasa por sus puertas ha aprendido el valor de ser uno mismo.

Quien seas o lo que seas: Eres bienvenido

Esto puede verse no sólo en los estudiantes si no también con el personal. Ambos profesores de Adivinación durante los años de escuela de Harry, la profesora Trelawney y Firenze el centauro, se les dió una plaza permanente y un hogar dentro de Hogwarts. Ambos eran rechazados dentro de sus sociedades por diferentes motivos, pero Dumbledore valoró sus perspectivas únicas,así como entender que todos valen algo sin importar sus talentos, merecen ser tratados con respeto.

Claro que, la mayoría del personal de Hogwarts fueron estudiantes antes de unirse al profesorado. Rubeus Hagrid tuvo problemas para encajar literal y metafóricamente. Hagrid nunca conoció a su madre giganta y su padre murió cuando apenas iba en su segundo año escolar.

A pesar de haber sido injustamente expulsado, le fue dado un hogar y trabajo en Hogwarts y su bondad, coraje y buen corazón lo hicieron un instantáneo y duradero amigo para Harry, Ron y Hermione.

latest

Después, por supuesto, está Remus Lupin. Habiendo sido mordido por el hombre lobo Fenrir Greyback cuando era muy joven, Lupin pensó que no habría manera que pudiera ingresar a Hogwarts. No sólo pudo entrar únicamente al colegio, también fue hecho prefecto y como dijo: “Por primera vez tenía amigos, tres grandes amigos”. Lupin después fue contratado como profesor de Defensa Contra las Artes Oscuras para el tercer año de Harry y probó ser el más popular y apto de los profesores que han tenido esa posición. A pesar de la aceptación en Hogwarts aún estamos intrigados por la contratación del profesor Lockhart.

Hogwarts siempre te alentará incluso si no te sientes demasiado bien

Quizás la increíble naturaleza servicial de Albus Dumbledore se refleja bien en los estudiantes de Hogwarts porque ningún desvalido se siente completamente solo. Incluso Myrtle la Llorona, quien ronda los baños de niñas, hizo amistad con Harry después de un tiempo. Neville Longbottom es un buen ejemplo del chico poco popular adquiriendo su confianza. Criado por su estricta abuela y sintiendo la presión de triunfar de la misma manera que sus padres lo habían hecho, Neville eventualmente encontró su confianza al descubrir y desarrollar sus propios talentos.

Dumbledore alabó a Neville por su valor frente a toda la escuela durante su primer año, diciendo, “Hay que tener un gran valor para enfrentarse a nuestros enemigos, pero se necesita aún más valor para enfrentarse a nuestros amigos.” Mientras Neville ganaba confianza a través de las cosas en las que era bueno, como Herbología. Siguió recibiendo el apoyo de sus amigos, se volvió mejor en casi todo lo que hacía. Neville se ganó la aprobación de su abuela bajo sus propios términos y después de sus actos heroicos en la Batalla de Hogwarts regresó al colegio como maestro.

En sus últimos años en Hogwarts, una de las amigas más cercanas de Neville era Luna Lovegood, estudiante de Ravenclaw y miembro del Ejército de Dumbledore. Luna era molestada y apodada “Lunática Lovegood” por sus ideas, comportamientos y vestimenta extraña (el collar de corchos de cerveza de mantequilla es el favorito), pero nunca comprometió quien era ella. Incluso cuando no encajaba, Luna se volvió una gran amiga de Harry, Ron, Hermione, Neville y Ginny, y es claro que esa amistad significaba mucho para ella, como Harry descubrió:

Luna había decorado el techo de la habitación con cinco preciosas caras pintadas: Harry, Ron, Hermione, Ginny y Neville. No se movían como en las fotos de Hogwarts, pero había una cierta magia en ellos.

Harry Potter y las Reliquias de la Muerte.

El prejuicio no será reconocido

Es porque Luna nunca pretendió ser algo que no era que sus amistades fueron más valiosas: Draco Malfoy, por ejemplo, no tenía muchos amigos verdaderos con los cuales contar, y en Harry Potter y el Misterio del Príncipe estaba de cabeza tratando de estar a la altura del legado familiar siendo un Mortífago.

Y por supuesto, tenemos al mismísimo Harry. Un huérfano nacido en un legado que no entendió durante muchos años, marcado físicamente por su pasado y siempre sobresaliendo. Harry nunca conoció la bondad o lo que era un verdadero hogar hasta que dejó a los Dursley y llegó a Hogwarts. El piensa sobre esto mientras va hacia su encuentro con Voldemort cerca del final de las Reliquias de la Muerte, pensando: “Hogwarts era el primer y el mejor hogar que había conocido”.

harry-potter-and-the-deathly-hallows-trailer-hits-the-web-video-6f199ae35bCada uno de los cuatro fundadores favorecía diferentes características en los estudiantes que elegían y ahora el colegio los recibe a todos. En la Batalla de Hogwarts, estudiantes del pasado y presente y de todas las formas de vida se unieron y usaron esa diversidad como su fuerza. Incluso con aquellos de Slytherin que “hicieron su parte” como aclaró Phineas Nigellus, Hogwarts nos enseña que todos merecemos bondad, que todos merecemos un hogar y que todos merecemos la oportunidad de ser felices.

Fuente: Pottermore

- Afiliado -
Compartir
Proud Gryffindor con ascendencia Ravenclaw. Diseñador, ilustrador, cinéfilo y geek de corazón. Perfeccionista y detallista como buen Virgo.