Chapter_017

Hoy se cumplen 20 años de la saga que hechizó a jóvenes, niños y adultos desde su publicación en junio de 1997. En Hogwarts Latinoamérica nos estuvimos preparando para esta ocasión con especiales que duraron todo junio y que culminan hoy, donde recordaremos el último capítulo de Harry Potter y la Piedra Filosofal.

¡Es un día muy especial lleno de sorpresas, anuncios y contenido! Así que ¡Alerta permanente! Porque se vienen muchas cosas.

Comencemos con le capítulo de hoy.

Era Quirrell.

—¡Usted! —exclamó Harry.

Quirrell sonrió. Su rostro no tenía ni sombra del tic.

—Yo —dijo con calma— me preguntaba si me iba a encontrar contigo aquí, Potter.

—Pero yo pensé… Snape…

—¿Severus? —Quirrell rió, y no fue con su habitual sonido tembloroso y entrecortado, sino con una risa fría y aguda—. Sí, Severus parecía ser el indicado, ¿no? Fue muy útil tenerlo dando vueltas como un murciélago enorme. Al lado de él ¿quién iba a sospechar del po-pobre tar-tamudo p-profesor Quirrell?

Harry Potter y la Piedra Filosofal, Cap 17 «El hombre con dos caras»

Todo había salido mal para Harry. Snape no era quien robaba la piedra, sino uno de los que la protegía, y quien se mantuvo bien cerca de Quirrell desde el momento en el que el trol ingresó la noche de Halloween e intentó impedir que el pase al perro. Fue Quirrell quien intentó matarlo durante el partido de Quidditch. Fue Quirrell quien dejó ingresar al Trol. Fue Quirrell quien le había enviado a Dumbledore la falsa carta de que el Ministerio de Magia lo necesitaba esa noche. Todo fue parte del plan.

En la habitación donde estaban, Harry reconoció un artefacto. Era el espejo de oesed. Había salido de aquel almacén para bajar hasta donde estaba la piedra, y era el último de los desafíos para conseguirla.

Quirrell estaba de pie, intentando descifrar cómo funcionaba el espejo. En ese momento, una voz inundó la habitación. La voz decía que Quirrell debía utilizar a Harry para llegar a la piedra. Con un chasquido de dedos, la habitación se rodeo de fuego, y Quirrell obligó a Harry a ir hacia él y pararse frente al espejo.

Quirrell se le acercó por detrás. Harry respiró el extraño olor que parecía salir del turbante de Quirrell. Cerró los ojos, se detuvo frente al espejo y los volvió a abrir.

Se vio reflejado, muy pálido y con cara de asustado. Pero un momento más tarde, su reflejo le sonrió. Puso la mano en el bolsillo y sacó una piedra de color sangre. Le guiñó un ojo y volvió a guardar la Piedra en el bolsillo y, cuando lo hacía, Harry sintió que algo pesado caía en su bolsillo real. De alguna manera (era algo increíble) había conseguido la Piedra.

—¿Bien? —dijo Quirrell con impaciencia—. ¿Qué es lo que ves?

Harry, intentando buscar alguna forma de escapar, contestó:

—Me veo con Dumbledore, estrechándonos las manos —inventó—. Yo… he ganado la copa de la casa para Gryffindor.

Quirrell maldijo otra vez.

Harry Potter y la Piedra Filosofal, Cap 17 «El hombre con dos caras»

Quirrell se dio cuenta de la mentira y, molesto, recibió las órdenes de retirarse el turbante. Y lo hizo. Bajo el turbante, una cara de quien estaba compartiendo su cuerpo cual parásito. Era Voldemort. Harry no podía soportar el dolor de cicatriz.

Voldemort_2

Voldemort ordenó a Quirrel que le lance una maldición a Harry, pero que antes le robe la piedra que estaba en su bolsillo. Quirrell lo sujetó de la mano y sintió un ardor increible.

Quirrell se apartó, con el rostro también quemado, y entonces Harry se dio cuenta: Quirrell no podía tocar su piel sin sufrir un dolor terrible. Su única oportunidad era sujetar a Quirrell, que sintiera tanto dolor como para impedir que hiciera el maleficio…

Harry se puso de pie de un salto, cogió a Quirrell de un brazo y lo apretó con fuerza. Quirrell gritó y trató de empujar a Harry. El dolor de cabeza de éste aumentaba y el muchacho no podía ver, solamente podía oír los terribles gemidos de Quirrell y los aullidos de Voldemort: ¡MÁTALO! ¡MÁTALO!, y otras voces, tal vez sólo en su cabeza, gritando: «¡Harry! ¡Harry!».

Sintió que el brazo de Quirrell se iba soltando, supo que estaba perdido, sintió que todo se oscurecía y que caía… caía… caía…

Harry Potter y la Piedra Filosofal, Cap 17 «El hombre con dos caras»

Harry despertó tres días después. Estaba ahora en el hospital y, a su lado, el rostro sonriente de Albus Dumbledore. El profesor le comenta que el profesor Quirrell había muerto aquella noche del enfrentamiento, que la Piedra Filosofal había sido destruida por Nicolas Flamel y que todo lo ocurrido aquella noche ya era de público conocimiento dentro del castillo. Sin embargo, Dumbledore le cuenta a Harry que Voldemort hallará alguna forma de regresar en el futuro y que debían estar preparados mientras tanto.

—¿Y por qué Quirrell no podía tocarme?

—Tu madre murió para salvarte. Si hay algo que Voldemort no puede entender es el amor. No se dio cuenta de que un amor tan poderoso como el de tu madre hacia ti deja marcas poderosas. No una cicatriz, no un signo visible… Haber sido amado tan profundamente, aunque esa persona que nos amó no esté, nos deja para siempre una protección. Eso está en tu piel. Quirrell, lleno de odio, codicia y ambición, compartiendo su alma con Voldemort, no podía tocarte por esa razón. Era una agonía el tocar a una persona marcada por algo tan bueno.

Entonces Dumbledore se mostró muy interesado en un pájaro que estaba cerca de la cortina, lo que le dio tiempo a Harry para secarse los ojos con la sábana.  

Cuando pudo hablar de nuevo, Harry dijo:

—¿Y la capa invisible… sabe quién me la mandó?

—Ah… Resulta que tu padre me la había dejado y pensé que te gustaría tenerla. —Los ojos de Dumbledore brillaron—. Cosas útiles… Tu padre la utilizaba sobre todo para robar comida en la cocina, cuando estaba aquí.

[…]

—¿Cómo pude hacer que la Piedra saliera del espejo?

—Ah, bueno, me alegro de que me preguntes eso. Fue una de mis más brillantes ideas y, entre tú y yo, eso es decir mucho. Sabes, sólo alguien que quisiera encontrar la Piedra, encontrarla, pero no utilizarla, sería capaz de conseguirla. De otra forma, se verían haciendo oro o bebiendo el Elixir de la Vida. Mi mente me sorprende hasta a mí mismo…

Harry Potter y la Piedra Filosofal, Cap 17 «El hombre con dos caras»

Luego de una noche más en el hospital, Harry fue a la cena de fin de año que se celebraría aquel dia en el Gran Comedor. Estaba repleto de gente y decorado con los colores de Slytherin, quienes resultaron ser los ganadores de la copa de las casas.

Sin embargo, antes de comenzar el banquete, el profesor Dumbledore se puso de pie y le habló a los estudiantes. Luego de dar las puntuaciones finales de las casas, decidió dar puntos extras a algunos estudiantes por los acontecimientos recientes que ocurrieron en Hogwarts. Le dio puntos a Harry por demostrar su valor, a Hermione por usar su intelecto cuando otros corrían peligro, a Ron por su maravillosa partida de ajedrez y a Neville por tener suficiente coraje como para enfrentar a sus amigos cuando creía que no hacían lo correcto. Esto le dio a Gryffindor la victoria. Gryffindor había ganado la copa de las casas.

Aquélla fue la mejor noche de la vida de Harry, mejor que ganar un partido de quidditch, o que la Navidad, o que hacer que se desmayara el monstruo gigante… Nunca, jamás, olvidaría aquella noche..

Partieron de Hogwarts unos días después rumbo a la estación de King’s Cross. Allí, tio Vernon esperaba a Harry para llevarlo nuevamente al número 4 de Privet Drive.

—¡Usted debe de ser de la familia de Harry! —dijo la señora Weasley

—Por decirlo así —dijo tío Vernon—. Date prisa, muchacho, no tenemos todo el día. —Dio la vuelta para ir hacia la puerta. Harry esperó para despedirse de Ron y Hermione.

—Nos veremos durante el verano, entonces.

—Espero que… que tengas unas buenas vacaciones —dijo Hermione, mirando insegura a tío Vernon, impresionada de que alguien pudiera ser tan desagradable.

—Oh, lo serán —dijo Harry, y sus amigos vieron, con sorpresa, la sonrisa burlona que se extendía por su cara—. Ellos no saben que no nos permiten utilizar magia en casa. Voy a divertirme mucho este verano con Dudley.”

Harry Potter y la Piedra Filosofal, Cap 17 «El hombre con dos caras»

- Afiliado -
Compartir
Potterhead desde hace 18 años – y sumando. No soy bueno para escribir descripciones de mi mismo.