Chapter_016

¡UN DÍA! Eso es lo que queda para que sea el vigésimo aniversario de la publicación de Harry Potter y la Piedra Filosofal, y es por eso que para celebrar 20 años de esta mágica saga desde Hogwarts Latinoamérica hemos creado estos especiales durante todo junio donde has podido descubrir personajes y recordar cada uno de los capítulos de este mágico libro que nos introdujo a un mundo mágico y lleno de secretos. Hoy estamos por explorar el anteúltimo capítulo: A través de la trampilla. ¿Te atreves a ingresar al pasillo prohibido con nosotros?

En años venideros, Harry nunca pudo recordar cómo se las había arreglado para hacer sus exámenes, cuando una parte de él esperaba que Voldemort entrara por la puerta en cualquier momento. Sin embargo, los días pasaban y no había dudas de que Fluffy seguía bien y con vida, detrás de la puerta cerrada.

Hacía mucho calor, en especial en el aula grande donde se examinaban por escrito. Les habían entregado plumas nuevas, especiales, que habían sido hechizadas con un encantamiento antitrampa.

También tenían exámenes prácticos. El profesor Flitwick los llamó uno a uno al aula, para ver si podían hacer que una piña bailara claqué encima del escritorio. La profesora McGonagall los observó mientras convertían un ratón en una caja de rapé. Ganaban puntos las cajas más bonitas, pero los perdían si tenían bigotes. Snape los puso nerviosos a todos, respirando sobre sus nucas mientras trataban de recordar cómo hacer una poción para olvidar.

Harry Potter y la Piedra Filosofal, Cap 16 «A través de la trampilla»

La cicatriz de Harry seguía doliéndole. Y él, en el fondo, sabía por qué.

Hagrid era el único que le había enviado cartas. Hagrid nunca traicionaría a Dumbledore. Hagrid nunca le diría a nadie cómo pasar ante Fluffy… nunca… Pero…

Harry, súbitamente, se puso de pie de un salto.

—¿Adónde vas? —preguntó Ron con aire soñoliento.

—Acabo de pensar en algo —dijo Harry. Se había puesto pálido—. Tenemos que ir a ver a Hagrid ahora.

—¿Por qué? —suspiró Hermione, levantándose.

—¿No les parece un poco raro —dijo Harry, subiendo por la colina cubierta de hierba— que lo que más deseara Hagrid fuera un dragón, y que de pronto aparezca un desconocido que casualmente tiene un huevo en el bolsillo? ¿Cuánta gente anda por ahí con huevos de dragón, que están prohibidos por las leyes de los magos? Qué suerte tuvo al encontrar a Hagrid, ¿verdad? ¿Por qué no se me ocurrió antes?

Harry Potter y la Piedra Filosofal, Cap 16 «A través de la trampilla»

Ya en la cabaña de Hagrid, Harry realiza un cuestionario a Hagrid sobre cómo había conseguido aquel huevo. Y se enteró de cosas que hicieron darse cuenta que nada fue casualidad. Hagrid se había encontrado con un desconocido que tenía capucha, al igual que quien había visto en el bosque prohibido días atrás. Y eso no fue lo único que supo: Se enteró que, sin notarlo, Hagrid también le había dicho que podría cuidar de un dragón luego de haber cuidado a Fluffy, ya que él sabía que la clave para domar a las bestias es tocar música para que se queden dormidas.

Ahora Snape sabía cómo eludir al perro de tres cabezas.

Al oír esto, los tres corrieron hacia la sala común y se encontraron con la profesora McGonagall. Le pidieron una reunión con el profesor Dumbledore de inmediato, a lo que responde que el profesor había sido llamado por el Ministerio de Magia para tener una reunión urgente en Londres, y que no iba a poder estar en Hogwarts durante todo el día. El miedo sacudió a Harry por completo. Sabía que Snape intentaría robar la piedra esa noche, no les quedaba más remedio que ir al tercer piso para evitarlo.

Esa noche luego de cenar esperaron en su sala común a que todos se vayan a dormir. Cuando el último estudiante fue a la cama Harry tomó la capa de invisibilidad. En ese momento otro estudiante apareció, era Neville. Neville intentó enfrentarlos, diciéndoles que no quería que Gryffindor perdiera más puntos por las cosas que ellos tres estaban haciendo. Hermione en ese momento levantó su varita y le lanzó el encantamiento Petrificus totalus a Neville, quien se quedó petrificado en su lugar, dejando al trío marcharse hacía el pasillo del tercer piso.

Llegaron hasta Fluffy. Al entrar vieron que a sus pies tenía un arpa que había utilizado Snape para encantarla y poder entrar en la trampilla mientras el perro dormía. Harry sacó la flauta que Hagrid le había regalado para navidad y comenzó a tocar. No era exactamente una melodía, pero al menos hizo que la bestia se durmiera.

Se acercaron a la trampilla y Harry saltó dentro de ella, seguido de Hermione y de Ron. Aterrizaron en una planta mullida que cubría toda la habitación.

—Me alegro de que esta planta esté aquí —dijo Ron.

—¿Te alegras? —gritó Hermione—. ¡Miren! Hermione saltó y chocó contra una pared húmeda. Tuvo que luchar porque, en el momento en que cayó, la planta comenzó a extenderse como una serpiente para sujetarle los tobillos. Harry y Ron, mientras tanto, ya tenían las piernas totalmente cubiertas, sin que se hubieran dado cuenta.

Hermione pudo liberarse antes de que la planta la atrapara. En aquel momento miraba horrorizada, mientras los chicos luchaban para quitarse la planta de encima, pero mientras más luchaban, la planta los envolvía con más rapidez.

—¡Dejen de moverse! —ordenó Hermione—. Sé lo que es esto. ¡Es Lazo del Diablo!

—Oh, me alegro mucho de saber cómo se llama, es de gran ayuda — gruñó Ron, tratando de evitar que la planta trepara por su cuello.

Harry Potter y la Piedra Filosofal, Cap 16 «A través de la trampilla»

Claramente Ron no se calmó, y provocó que Hermione tenga que usar un encantamiento de fuego para poder librarlo del lazo del diablo. Se quedaron un momento en la habitación hasta que encontraron la puerta para ir al siguiente desafío. Había un sonido agudo sonando por toda la habitación. Eran alas que estaban sobre unas llaves. Al otro extremo de la sala, una puerta cerrada. El desafío era claro, debían volar y conseguir la llave voladora correcta para poder pasar.

—¡No son pájaros! —dijo de pronto Harry—. ¡Son llaves! Llaves aladas, miren bien. Entonces eso debe significar… —Miró alrededor de la habitación, mientras los otros observaban la bandada de llaves—. Sí… miren ahí. ¡Escobas! ¡Tenemos que conseguir la llave de la puerta!

—¡Pero hay cientos de llaves! Ron examinó la cerradura de la puerta.

—Tenemos que buscar una llave grande, antigua, de plata, probablemente, como la manija.

Cada uno cogió una escoba y de una patada estuvieron en el aire, remontándose entre la nube de llaves. Trataban de atraparlas, pero las llaves hechizadas se movían tan rápidamente que era casi imposible sujetarlas.

Harry Potter y la Piedra Filosofal, Cap 16 «A través de la trampilla»

Una llave que tenía su ala izquierda rota fue la clave para encontrar la solución al enigma. Volaron hacia ella, la encerraron y pudieron conseguirla. Fueron hasta la puerta y se adentraron hasta el siguiente desafío. Al ingresar, una luz iluminó todo el lugar. Era un enorme tablero de ajedrez, con piezas en negro y en blanco. Para Ron fue fácil deducir qué era lo que debían hacer: tenían que jugar y ganar para pasar, siendo cada uno de ellos una pieza del tablero.

Cada vez que uno de sus hombres perdía, las piezas blancas no mostraban compasión. Muy pronto, hubo un grupo de piezas negras desplomadas a lo largo de la pared. Dos veces, Ron se dio cuenta justo a tiempo para salvar a Harry y Hermione del peligro. Él mismo jugó por todo el tablero, atrapando casi tantas piezas blancas como las negras que habían perdido.

—Ya casi estamos —murmuró de pronto—. Déjenme pensar… déjenme pensar.

La reina blanca volvió su cara sin rostro hacia Ron.

—Sí… —murmuró Ron—. Es la única forma… tengo que dejarme perder.

—¡NO! —gritaron Harry y Hermione.

—¡Esto es ajedrez! —dijo enfadado Ron—. ¡Hay que hacer algunos sacrificios! Yo daré un paso adelante y ella irá por mi… Eso te dejará libre para hacer jaque mate al rey, Harry. […] . Allá voy, y no se queden una vez que hayan ganado.

Se movió hacia delante y la reina blanca saltó. Golpeó a Ron con fuerza en la cabeza con su brazo de piedra y el chico se derrumbó en el suelo. Hermione gritó, pero se quedó en su casillero. La reina blanca arrastró a Ron a un lado. Parecía desmayado.

Harry Potter y la Piedra Filosofal, Cap 16 «A través de la trampilla»

ChessChess_2

Gracias al sacrificio de Ron, Harry y Hermione pudieron avanzar hacia la siguiente sala. Un olor nauseabundo la inundaba. En el suelo, un trol con sangre en la cabeza. “Me alegro de que no tengamos que pelear contra éste” susurró Harry, y siguieron avanzando.

Llegaron a otra sala oscura, con una mesa en el centro y un montón de botellas encima. Del otro lado de la sala, una puerta tapada por una especie de fuego. No era fuego común, era de color negro. De inmediato supieron que ése era el desafío que había puesto Snape como profesor y que debían elegir una de las botellas de la mesa para poder pasar por el fuego.

Fueron hasta la mesa y allí encontraron un rollo de pergamino. En él, un gran enigma que Hermione no tardó mucho en responder. De inmediato notó algo: La mesa sólo tenía una poción para avanzar, por lo que alentó a Harry para que continuara él. Harry le dio la instrucción de ir por Ron y usar una de las escobas de la prueba de las llaves voladoras para subir nuevamente hasta el castillo y así poder llevarlo a la enfermería y alertar a todos sobre lo que estaba ocurriendo abajo.

—Harry.. Eres un gran mago, ya lo sabes.

—No soy tan bueno como tú —contestó muy incómodo, mientras ella lo soltaba.

—¡Yo! —exclamó Hermione—. ¡Libros! ¡Inteligencia! Hay cosas mucho más importantes, amistad y valentía y… ¡Oh, Harry, ten cuidado!

[…]

Harry respiró profundamente y cogió la más pequeña de las botellas. Se enfrentó a las llamas negras.

—Allá voy —dijo, y se bebió el contenido de un trago.

Era realmente como si tragara hielo. Dejó la botella y fue hacia delante. Se dio ánimo al ver que las llamas negras lamían su cuerpo pero no lo quemaban. Durante un momento no pudo ver más que fuego oscuro. Luego se encontró al otro lado, en la última habitación. Ya había alguien allí. Pero no era Snape. Y tampoco era Voldemort.

Harry Potter y la Piedra Filosofal, Cap 16 «A través de la trampilla»

- Afiliado -
Compartir
Potterhead desde hace 18 años – y sumando. No soy bueno para escribir descripciones de mi mismo.