Chapter_015

DOS DÍAS nos quedan para el esperado aniversario de la saga Harry Potter, celebrando los 20 años desde la publicación del primer libro de la saga, Harry Potter y la Piedra Filosofal. Hoy, vamos a analizar el capítulo número 15 del libro, “El bosque prohibido”.

Las cosas no podían haber salido peor.

Filch los llevó al despacho de la profesora McGonagall, en el primer piso, donde se sentaron a esperar; sin decir una palabra. Hermione temblaba. Excusas, disculpas y locas historias cruzaban la mente de Harry, cada una más débil que la otra. No podía imaginar cómo se iban a librar del problema aquella vez. Estaban atrapados. ¿Cómo podían haber sido tan estúpidos para olvidar la capa? No había razón en el mundo para que la profesora McGonagall aceptara que habían estado vagando durante la noche, para no mencionar la torre más alta de Astronomía, que estaba prohibida, salvo para las clases. Si añadía a todo eso Norberto y la capa invisible, ya podían empezar a hacer las maletas.

¿Harry pensaba que las cosas no podían estar peor? Estaba equivocado. Cuando la profesora McGonagall apareció, llevaba a Neville.

Harry Potter y la Piedra Filosofal, Cap 15 «El bosque prohibido»

Harry y Hermione habían sido descubiertos, y no sólo eso, Neville también. Él había ido en búsqueda de ellos dos para contarles que Draco estaba a punto de delatarnos con la profesora por estar fuera de la cama a altas horas de la noche.

Clock

La Profesora McGonagall le quitó 50 puntos a Harry, Hermione, Neville y Draco, y además los castigó con ir al bosque prohibido con Hagrid a buscar un unicornio herido que rondaba por allí.

El señor Filch los guió hasta la entrada del gran bosque, donde Hagrid los estaba esperando a todos.

—Yo no sería tan amistoso con ellos, Hagrid —dijo con frialdad Filch—. Después de todo, están aquí por un castigo.

—Por eso llegáis tarde, ¿no? —dijo Hagrid, mirando con rostro ceñudo a Filch—. ¿Has estado dándoles sermones? Eso no es lo que tienes que hacer. A partir de ahora, me hago cargo yo.

—Volveré al amanecer —dijo Filch— para recoger lo que quede de ellos — añadió con malignidad. Se dio la vuelta y se encaminó hacia el castillo, agitando el farol en la oscuridad.

Harry Potter y la Piedra Filosofal, Cap 15 «El bosque prohibido»

Hagrid les enseñó a los chicos un líquido plateado que estaba sobre el césped, a la entrada del bosque. Les comentó que eso era sangre de unicornio, y que desde hace un tiempo los unicornios del bosque estaban muriendo por razones que él desconocía. Ahora, uno estaba gravemente herido y ellos deberían encontrarlo en todo el bosque para poder curarlo y descubrir qué les está haciendo daño.

Malfoy se había escondido detrás de Neville y, en broma, lo había cogido. Neville se aterró y envió las chispas.

—Vamos a necesitar mucha suerte para encontrar algo, después del alboroto que habéis hecho. […] Neville, tú te quedas conmigo y Hermione. Harry, tú vas con Fang y este idiota. Lo siento —añadió en un susurro dirigiéndose a Harry— pero a él le va a costar mucho asustarte y tenemos que terminar con esto.

Así que Harry se internó en el corazón del bosque, con Malfoy y Fang. Anduvieron cerca de media hora, internándose cada vez más profundamente, hasta que el sendero se volvió casi imposible de seguir, porque los árboles eran muy gruesos. Harry pensó que la sangre también parecía más espesa.

Harry Potter y la Piedra Filosofal, Cap 15 «El bosque prohibido»

Llegaron a un claro y Harry y Draco encontraron al unicornio herido en el suelo. Pero, entre las sombras del bosque, algo más se estaba acercando. La cicatriz de Harry comenzó a arderle como nunca. Malfoy dejó escapar un grito y huyó, seguido por Fang. El dolor de la cabeza de Harry era insoportable, y la figura encapuchada avanzaba hacia él.

De pronto, de un enorme salto un centauro aparece en el bosque y defiende a Harry de la figura oscura, que se alejó segundos después de haberlo enfrentado. El centauro se llamaba Firenze, y le explicó a Hagrid que no debía estar en ese momento en el bosque, que estaba en peligro.

—Harry Potter, ¿sabes para qué se utiliza la sangre de unicornio?

—No —dijo Harry, asombrado por la extraña pregunta—. En la clase de Pociones solamente utilizamos los cuernos y el pelo de la cola de unicornio.

—Eso es porque matar un unicornio es algo monstruoso —dijo Firenze—. Sólo alguien que no tenga nada que perder y todo para ganar puede cometer semejante crimen. La sangre de unicornio te mantiene con vida, incluso si estás al borde de la muerte, pero a un precio terrible. Si uno mata algo puro e indefenso para salvarse a sí mismo, conseguirá media vida, una vida maldita, desde el momento en que la sangre toque sus labios.

Harry Potter y la Piedra Filosofal, Cap 15 «El bosque prohibido»

Firenze advierte a Harry que la figura encapuchada era nada más y nada menos que Lord Voldemort, y que no pasaría mucho tiempo hasta que abandonase la sangre de unicornio por ir en busca de algo que le garantizaría su vuelta al poder: La piedra filosofal que estaba escondida en el tercer piso.

Unicorn

Firenze se marchó al ver que Hagrid pasó a buscar a Harry y, horrorizados ante la situación, dieron por terminado el castigo y la búsqueda.

Ron se había quedado dormido en la oscuridad de la sala común, esperando a que volvieran. Cuando Harry lo sacudió para despertarlo, gritó algo sobre una falta en quidditch. Sin embargo, en unos segundos estaba con los ojos muy abiertos, mientras Harry les contaba, a él y a Hermione, lo que había sucedido en el bosque.

Harry no podía sentarse. Se paseaba de un lado al otro, ante la chimenea. Todavía temblaba.

—Snape quiere la piedra para Voldemort… y Voldemort está esperando en el bosque… ¡Y todo el tiempo pensábamos que Snape sólo quería ser rico!

—¡Deja de decir el nombre! —dijo Ron, en un aterrorizado susurro, como si pensara que Voldemort pudiera oírlos. Harry no lo escuchó.

Harry Potter y la Piedra Filosofal, Cap 15 «El bosque prohibido»

Al regresar a la sala común, Harry le cuenta detalladamente a sus amigos lo que ocurrió en el bosque. Hermione le llevó tranquilidad a Harry al decirle que Dumbledore es el mago al que Voldemort siempre le ha temido. “Con Dumbledore por aquí, Quien-tú-sabes no te tocará”, decía.

El cielo ya estaba claro cuando terminaron de hablar. Se fueron a la cama agotados, con las gargantas secas. Pero las sorpresas de aquella noche no habían terminado.

Cuando Harry abrió la cama encontró su capa invisible, cuidadosamente doblada.

Tenía sujeta una nota:

Por las dudas.

Harry Potter y la Piedra Filosofal, Cap 15 «El bosque prohibido»

- Afiliado -
Compartir
Potterhead desde hace 18 años – y sumando. No soy bueno para escribir descripciones de mi mismo.