Chapter_011

¡Una semana! ¡Que nervios! Ya entramos en la cuenta regresiva para la celebración de los 20 años de la saga Harry Potter, que será el próximo 26 de Junio en todo el mundo, recordando la publicación del primer libro de la saga, Harry Potter y la Piedra Filosofal, que se realizó en aquél día de 1997. El día de hoy, nos toca analizar el undécimo capítulo del libro, donde presenciamos el primer partido de Quidditch de Harry.

Cuando empezó el mes de noviembre, el tiempo se volvió muy frío. Las montañas cercanas al colegio adquirieron un tono gris de hielo y el lago parecía de acero congelado. Cada mañana, el parque aparecía cubierto de escarcha. Por las ventanas de arriba veían a Hagrid descongelando las escobas en el campo de quidditch, enfundado en un enorme abrigo de piel de topo, guantes de pelo de conejo y enormes botas de piel de castor.

Iba a comenzar la temporada de quidditch. Aquel sábado, Harry jugaría su primer partido, después de semanas de entrenamiento: Gryffindor contra Slytherin. Si Gryffindor ganaba, pasarían a ser segundos en el campeonato de las casas.

Harry Potter y la Piedra Filosofal, Cap 11 «Quidditch»

Harry aún seguía consternado por los pensamientos de qué por qué querría Snape pasar al perro de tres cabezas. El día del partido de Quidditch, estaba en el Gran Comedor con Ron y Hermione, aunque ellos le insistían, Harry no quería desayunar antes del partido.

Quidditch_balls

Wood pasó a buscarlo por el gran salón aquél día y fueron hacia el campo de Quidditch. En los vestuarios, intentó dar algunas indicaciones del juego, pero nadie del equipo le dio demasiada importancia. Salieron al campo. La señora Hootch estaba en el centro. Ella oficiaba de árbitro. Todos subieron a sus escobas y comenzaron a volar.

Para Harry, todo iba demasiado rápido. Pasaron unos minutos hasta que visualizó la snitch dorada y se emprendió en su búsqueda.

Cuando Harry esquivó otra bludger, que pasó peligrosamente cerca de su cabeza, ocurrió. Su escoba dio una súbita y aterradora sacudida. Durante un segundo pensó que iba a caer. Se aferró con fuerza a la escoba con ambas manos y con las rodillas. Nunca había experimentado nada semejante.

Sucedió de nuevo. Era como si la escoba intentara derribarlo. Pero las Nimbus 2.000 no decidían súbitamente tirar a sus jinetes. Harry trató de dirigirse hacia los postes de Gryffindor para decirle a Wood que pidiera una suspensión del partido, y entonces se dio cuenta de que su escoba estaba completamente fuera de control. No podía dar la vuelta. No podía dirigirla de ninguna manera. Iba en zigzag por el aire y, de vez en cuando, daba violentas sacudidas que casi lo hacían caer.

Harry Potter y la Piedra Filosofal, Cap 11 «Quidditch»

¿Qué era lo que le estaba ocurriendo a su escoba? Harry no comprendía. Desde las tribunas, Hermione comprendió algo. Notó que Snape estaba fijando su vista en Harry. Notó que estaba hechizando su escoba.

quidditch_tres

En un intento desesperado por salvar a su amigo, corrió hasta las gradas donde estaban dispuestos los profesores y de su varita lanzó unas llamas azules a la túnica del profesor. Los profesores inmediatamente notaron el fuego y todos se dispersaron de ese lugar. Snape nunca comprendió qué es lo que verdaderamente había pasado como para que su túnica se encienda de tal forma.

— ¡Neville, ya puedes mirar! — dijo Ron.

Neville había estado llorando dentro de la chaqueta de Hagrid aquellos últimos cinco minutos.

Harry iba a toda velocidad hacia el terreno de juego cuando vieron que se llevaba la mano a la boca, como si fuera a marearse. Tosió y algo dorado cayó en su mano.

— ¡Tengo la snitch! — gritó, agitándola sobre su cabeza; el partido terminó en una confusión total.

Harry Potter y la Piedra Filosofal, Cap 11 «Quidditch»

Gryffindor había ganado el partido. Harry estaba demasiado aturdido por la situación, y no fue sino hasta que se encontraba en la cabaña de Hagrid con sus amigos, que ellos pudieron explicarle lo que había sucedido.

— Era Snape. Hermione y yo lo vimos. Estaba maldiciendo tu escoba. Murmuraba y no te quitaba los ojos de encima.

Ron Weasley, Cap 11 «Quidditch»

Hagrid de inmediato cortó la conversación explicando que Snape jamás podría llegar a hacer algo así. Harry le respondió contándole qué fue lo que él vio la noche de Halloween, cómo el profesor quería pasar al perro de tres cabezas.

Hagrid dejó caer la tetera.

—¿Qué sabéis de Fluffy? —dijo.

—¿Fluffy?

—Ajá… Es mío… Se lo compré a un griego que conocí en el bar el año pasado… y se lo presté a Dumbledore para guardar…

—¿Sí?—dijo Harry con nerviosismo.

—Bueno, no me preguntéis más —dijo con rudeza Hagrid—. Es un secreto.

Harry Potter y la Piedra Filosofal, Cap 11 «Quidditch»

Harry pareció furioso y se puso firme. Seguía sosteniendo ante Hagrid que Snape quería robar sea lo que sea que el perro custodie. Aún así, Hagrid no les creyó.

— Tonterías — repitió Hagrid —. Snape es un profesor de Hogwarts, nunca haría algo así.

— Entonces ¿por qué trató de matar a Harry? — gritó Hermione.

Los acontecimientos de aquel día parecían haber cambiado su idea sobre Snape.

[…]

—Les digo que están equivocados —dijo ofuscado Hagrid—. […] Olvídense de ese perro y de lo que está vigilando. En eso sólo tienen un papel el profesor Dumbledore y Nicolás Flamel…

— ¡Ah! — dijo Harry —. Entonces hay alguien llamado Nicolás Flamel que está involucrado en esto, ¿no?

Hagrid pareció enfurecerse consigo mismo.

Harry Potter y la Piedra Filosofal, Cap 11 «Quidditch»

¿Cuál crees que sería tu posición perfecta en Quidditch?

Quidditch_Match

- Afiliado -
Compartir
Potterhead desde hace 18 años – y sumando. No soy bueno para escribir descripciones de mi mismo.