Chapter_006

Doce días nos separan del vigésimo aniversario de la saga Harry Potter, recordando la fecha de publicación del primer libro, Harry Potter y la Piedra Filosofal en Reino Unido. Como parte de la celebración, estamos realizando un especial donde cada día subiremos un análisis breve de cada capítulo del libro, y terminaremos el 26 de junio con una gran festejo de aniversario. El día de hoy, le toca el turno al capítulo número 6, “El viaje desde el andén nueve y tres cuartos”.

Después de visitar el Callejón Diagon, Harry regresa a vivir con sus tíos lo que queda del mes, pero la convivencia es algo diferente: Los Dursley le dan a Harry la vieja habitación de Dudley para vivir (algo mucho mejor que una alacena debajo de las escaleras ¿no?) y su primo no se le acerca ni a tres metros a la redonda. Por más que para Harry haya sido un importante progreso de sus tíos, se sentía aún más solo y apartado que antes. Por suerte pasó ese último mes leyendo libros sobre Hogwarts y la historia de la magia, y encontró en su nueva mascota, Hedwig, la compañía que necesitaba.

Llegado el 1 de Septiembre, su tío accede a llevarlo a tomar el tren a la estación King’s Cross.

Llegaron a King Cross a las diez y media. Tío Vernon cargó el baúl de Harry en un carrito y lo llevó por la estación. Harry pensó que era una rara amabilidad, hasta que tío Vernon se detuvo, mirando los andenes con una sonrisa perversa.

—Bueno, aquí estás, muchacho. Andén nueve, andén diez… Tú andén debería estar en el medio, pero parece que aún no lo han construido, ¿no?

Harry Potter y la Piedra Filosofal, Cap 6 «El viaje desde el andén nueve y tres cuartos»

Deja a Harry allí y se marcha. Harry no sabía adónde ir, puesto que en ningún lado había señal de un andén 9¾ .

Platform

Al paso de unos minutos, Harry escucha a una niña decir algo sobre el andén 9 ¾. Era Ginny Weasley, la hija menor de una familia de magos que estaba yendo a Hogwarts también. Harry se acerca a ellos y les pregunta cómo ingresar al andén. La Sra. Weasley le cuenta que su hijo Ron también comenzaría el primer año en Hogwarts ese año, y que para ingresar debería correr entre los andenes 9 y 10 como para chocarse contra la columna y no debe tener miedo. Si lo lograba, podría pasar.

Empujó su carrito y se dirigió hacia la barrera. Parecía muy sólida. Comenzó a andar. La gente que andaba a su alrededor iba al andén nueve o al diez. Fue más rápido. Iba a chocar contra la taquilla y tendría problemas.

Se inclinó sobre el carrito y comenzó a correr (la barrera se acercaba cada vez más). Ya no podía detenerse (el carrito estaba fuera de control), ya estaba allí… Cerró los ojos, preparado para el choque… Pero no llegó. Siguió rodando. Abrió los ojos.

Una locomotora de vapor, de color escarlata, esperaba en el andén llenode gente. Un rótulo decía: «Expreso de Hogwarts, 11 h». Harry miró hacia atrás y vio una arcada de hierro donde debía estar la taquilla, con las palabras «Andén Nueve y Tres Cuartos». Lo había logrado.

Harry Potter y la Piedra Filosofal, Cap 6 «El viaje desde el andén 9¾»

Harry sube al tren y encuentra un camarote vacío, el tren entra en marcha y Ron, el hijo de la Sra. Weasley ingresa, preguntando si había lugar para él. Harry asiente. Nunca imaginó que ese gesto significaría una amistad con el muchacho de por vida.

Harry_Train

Al andar el tren, Harry descubre muchas cosas sobre el mundo nágico con Ron, quien en un primer momento se emociona de haber estado en el mismo camarote que Harry Potter, pero luego se olvida por completo de quién era y se vuelven muy amigos.

Ron_Train

Durante el transcurso del capítulo, Ron y Harry hablan sobre golosinas mágicas, Cromos de Brujas y magos famosos (Harry obtiene un cromo de Albus Dumbledore), algunos hechizos, la vida de Ron y su mascota, Scabbers. En medio de las charlas, un estudiante ingresa al camarote.

Se oyó un golpe en la puerta del compartimiento, y entró un muchacho de cara redonda que Harry había visto al pasar por el andén nueve y tres cuartos. Parecía muy afligido.

— Perdón —dijo—. ¿Por casualidad no habrán visto un sapo?

Cuando los dos negaron con la cabeza, gimió.

— ¡Lo he perdido! ¡Se me escapa todo el tiempo!

— Ya aparecerá —dijo Harry.

— Sí — dijo el muchacho apesadumbrado —. Bueno, si la ven…

Se fue.

Harry Potter y la Piedra Filosofal, Cap 6 «El viaje desde el andén nueve y tres cuartos»

Era Neville Longbottom.

Cuando Neville se va, Ron sigue charlando con Harry sobre su rata, y le comenta que su hermano le enseñó cómo cambiarla de color. En ese momento otra niña ingresa al compartimento, y al ver que Ron iba a hacer magia, se queda para ver cómo hace su truco. Ron dice unas palabras. Nada sucede.

— ¿Estás seguro de que es el hechizo apropiado? — preguntó la niña —. Bueno, no es muy efectivo, ¿no? Yo probé unos pocos sencillos, sólo para practicar, y funcionaron. Nadie en mi familia es mago, fue toda una sorpresa cuando recibí mi carta, pero también estaba muy contenta, por supuesto, ya que ésta es la mejor escuela de magia, por lo que sé. Ya me he aprendido todos los libros de memoria, desde luego, espero que eso sea suficiente… Yo soy Hermione Granger.

Harry Potter y la Piedra Filosofal, Cap 6 «El viaje desde el andén nueve y tres cuartos»

Hermione se emociona al ver que está frente al mismísimo Harry Potter. Le cuenta todo lo que estudió sobre él y, al notar que se estaba poniendo insoportable y que no estaba ayudando a buscar el sapo de Neville, se retira del compartimento.

Ron y Harry siguen su charla. Ahora hablan un poco de las casas de Hogwarts, el Quidditch y de Lord Voldemort. Justo cuando la chala se estaba poniendo intensa, otros tres muchachos ingresan. Harry reconoce al del medio de inmediato, era quien estaba en Madame Malkin comprando el uniforme con él.

— ¿Es verdad? — preguntó —. Por todo el tren están diciendo que Harry Potter está en este compartimento. Así que eres tú, ¿no?

— Sí —respondió Harry. Observó a los otros muchachos. Ambos eran corpulentos y parecían muy vulgares. Situados a ambos lados del chico pálido, parecían guardaespaldas.

— Oh, éste es Crabbe y éste Goyle —dijo el muchacho pálido con despreocupación, al darse cuenta de que Harry los miraba —. Y mi nombre es Malfoy, Draco Malfoy.

Ron dejó escapar una débil tos, que podía estar ocultando una risita. Draco Malfoy lo miró.

— Te parece que mi nombre es divertido, ¿no? No necesito preguntarte quién eres. Mi padre me dijo que todos los Weasley son pelirrojos, con pecas y más hijos que los que pueden mantener.

Harry Potter y la Piedra Filosofal, Cap 6 «El viaje desde el andén nueve y tres cuartos»

Draco ofreció su amistad a Harry pero él se la niega, quedándose con Ron. Draco da media vuelta, con furia, y se aleja sin saludar. Ron le agradece a Harry.

Llegaron a Hogwarts.

Hogwarts_001

El tren se detuvo un Hagrid apareció en la estación. Pidió a los estudiantes de primer año que lo siguieran y él los condujo hasta unos botes situados en un oscuro e inmenso lago. Los estudiantes se subieron a los botes, cada uno con una lámpara, y los mismos se empezaron a mover. Al paso de unos momentos, Hogwarts estaba a la vista de todos ellos: Un enorme castillo rodeado de colinas, que se erigía sobre la punta de una montaña y, hacia uno de sus lados, un enorme bosque. El lago llegaba hasta la base de la montaña en la que estaba el castillo.

Todos agacharon la cabeza y los botecitos los llevaron a través de una cortina de hiedra, que escondía una ancha abertura en la parte delantera del peñasco. Fueron por un túnel oscuro que parecía conducirlos justo por debajo del castillo, hasta que llegaron a una especie de muelle subterráneo, donde treparon por entre las rocas y los guijarros.

Harry Potter y la Piedra Filosofal, Cap 6 «El viaje desde el andén nueve y tres cuartos»

Al bajar de los botes, Hagrid se dispuso a abrir una puerta alta y ancha, que conducía a los estudiantes al interior del castillo.

Y para ti, ¿cuál momento de este capítulo te parece más memorable?

- Afiliado -
Compartir
Potterhead desde hace 18 años – y sumando. No soy bueno para escribir descripciones de mi mismo.