La mejor parte de volver a leer Harry potter es detectar todos esos pequeños detalles que resultaron bastante importantes en futuros libros.

Aquí algunos que se encontraron:

“… Gracias, amigo.”

Mientras la serpiente se deslizaba ante él, Harry habría podido jurar que una voz baja y silbante decía:

– Brasil, allá voy… Gracias, amigo.

Tiempo atrás antes de que Harry hubiera escuchado sobre Hogwarts, su encuentro con una boa constrictor fue nuestro primer indicio que Harry hablaba Parsel.

latest

Algo bueno también ¿De qué otra manera hubiera abierto la Cámara de los Secretos?

“Cuidado: No tocar.”

El accidentado primer viaje de Harry con Polvos Flú lo mandó al siniestro Callejón Knockturn. Ahí, vimos a Draco mirando algunos delicados objetos:

Se detuvo a examinar un rollo grande de cuerda de ahorcado y luego leyó, sonriendo, la tarjeta que estaba apoyada contra un magnífico collar de ópalos:

“Cuidado: no tocar. Collar embrujado. Hasta la fecha se ha cobrado las vidas de diecinueve muggles que lo poseyeron.”

latest

¿Suena familiar? Cuatro años después un collar de cuentas de ópalos casi mata a la estudiante de Gryffindor, Katie Bell. ¡En verdad no bromeaban con esa advertencia!

“… una magnífica colección de orinales.”

Me equivoqué al ir a los lavabos y me encontré en una sala de bellas proporciones que no había visto nunca y que contenía una magnífica colección de orinales. Cuando volví para contemplarla más detenidamente, la sala había desaparecido. Pero tengo que estar atento a ver si la vuelvo a ver: tal vez sólo sea accesible a las cinco y media de la mañana, o aparezca cuando la luna está en cuarto creciente o menguante, o cuando el que pasa por allí tiene la vejiga excepcionalmente llena.

¿Es tan obvio ahora que Dumbledore hablaba de la Sala de los Menesteres? La película Harry Potter y la Orden del Fénix nos recordó esto cuando Ron preguntó qué pasaría en la sala si alguien necesitaba en verdad un baño.

“… aquel, infeliz.”

…Oí a aquel… infeliz… que se lo contaba a ella…- dijo con voz entrecortada.

-Si te refieres a mi padre y a mi madre, ¿por qué no los llamas por sus nombres? -dijo Harry en voz alta, pero tía Petunia no le hizo caso.

Naturalmente asumimos que “aquel infeliz” que mencionó Petunia era James Potter y estamos seguros que los Dursley lo llamaron de peores maneras durante años. Pero gracias a “la historia del Príncipe”, sabemos que el muchacho que le contó a Lily sobre los Dementores fue en realidad su viejo amigo Severus.

13fad24e5fbc3205

¿Estaría Snape complacido de escuchar haber sido confundido con James Potter? ¡Seguramente no!

“… un enorme guardapelo que nadie pudo abrir.”

¿Quién se imaginaba que ese guardapelo encontrado junto a los deshechos en Grimmauld Place resultaría ser un Horrocrux? ¡Oh esperen! Kreacher lo sabía…

Kreacher se coló en la habitación varias veces e intentó llevarse cosas en el taparrabos, murmurando terribles maldiciones cada vez que lo descubrían.

CocMWVjWgAAQBmc

Sólo piénsenlo: ese Horrocrux casi termina en el basurero.

“… un anciano de aspecto gruñón.”

El camarero salió de la trastienda y se les acercó con sigilo. Era un anciano de aspecto gruñón, con barba y una mata de largo cabello gris. Era alto y delgado, y a Harry su cara le resultó vagamente familiar.

Quizás el camarero tenía una de esas caras reconocibles o quizás sólo se parecía al extraño hermano del Profesor Dumbledore. Así que fue potencialmente un fragmento muy importante…

Screen Shot 2017-05-19 at 6.22.42 PM

“…una polvorienta y vieja peluca y una diadema opaca.”

Cuando el libro Elaboración de pociones avanzadas de Harry lo metió en problemas, él lo escondió en la Sala de los Menesteres:

Agarró el descarrillado busto de un mago viejo y feo que había en lo alto de una caja, lo puso encima del armario, le colocó una polvorienta y vieja peluca y una diadema opaca para que luciera más…

latest-1

Esperen un minuto… ¿Qué fue eso que puso en la estatua? Harry no sólo se encontró con la diadema perdida de Rowena Ravenclaw (sin las alas de Billywig, no le digan a Luna), pero a la vez con otro Horrocrux. Los está dejando escaparse, ¿no es así?

La historia de dos Armarios Evanescentes.

En el Misterio del Príncipe, Draco usó un par de Armarios Evanescentes para permitir a los Mortifagos infiltrarse en Hogwarts. Pero, ¿Notaron que ya se habían mencionado varias veces?

Primero, Harry usa uno como escondite en Borgin y Burkes…

Harry repasó apresuradamente con los ojos lo que había en la tienda y encontró a su izquierda un gran armario negro, se metió en él y cerró las puertas, dejando una pequeña rendija para echar un vistazo.

Screen Shot 2017-05-19 at 6.30.56 PM

…mientras tanto, el otro estaba a salvo en Hogwarts…

Pero cuando Filch bajó la pluma, se oyó un golpe tremendo en el techo de la conserjería, que hizo temblar la lámpara e aceite.

– ¡PEEVES! – bramó Filch, tirando la pluma en un acceso de ira. ¡Esta vez te voy a pillar, esta vez te pillo!

¡Ups! Parece que no estaba tan a salvo.

– ¡Ese armario evanescente era muy valioso! – decía con satisfacción a la Señora Norris. Esta vez Peeves es nuestro, querida.

El armario seguía roto cuando Fred y George metieron dentro a Montague…

“No ha podido pronunciar todas las palabras”  – explicó Fred – porque lo hemos metido de cabeza en el armario evanescente del primer piso.

Y gracias a eso, Montague descubrió el vínculo entre ambos armarios y se lo informó a su compañero de Slytherin, Draco.

El resto, como dicen… es historia.

- Afiliado -
Compartir
Proud Gryffindor con ascendencia Ravenclaw. Diseñador, ilustrador, cinéfilo y geek de corazón. Perfeccionista y detallista como buen Virgo.