Para celebrar el cumpleaños de Snape, Pottermore ha publicado cómo hubieran sido los libros de Harry Potter desde la perspectiva de Severus Snape.

jkr_severus_snape_illustration-1

Prólogo

Hubo una vez un mago llamado Severus Snape. Él era alto y larguirucho, y su grasiento pelo negro caía como cortinas alrededor de su rostro. Creció como un mago mestizo en una familia infeliz, pero encontró consuelo en una bruja llamada Lily Evans, una amiga de la infancia.

Snape amó a Lily profundamente: durante sus años en Hogwarts; durante el matrimonio de ella con otro mago, James Potter; durante su tiempo como Mortífago; y mucho después de su asesinato por la varita de Lord Voldemort. Después de su muerte, un Snape descorazonado tomó un puesto en Hogwarts como Profesor de Pociones (bajo la protección de Dumbledore), y comenzó su misión secreta de mantener a salvo la única cosa que le quedaba de ella: su hijo, un niño con los ojos de su madre.

Severus Snape y la Piedra Filosofal

A pesar de eso, no significaba que le tuviera que gustar el chico, quien se parecía a su padre, (el cual molestaba a Snape en la escuela) James Potter.

Sin embargo, Snape tenía un trabajo que hacer. Durante el primer año escolar de Harry, Dumbledore y Snape sospechaban que un colega profesor, el profesor Quirrell de Defensa Contra las Artes Oscuras, estaba tratando de robar un objeto mágico precioso escondido dentro de los terrenos de Hogwarts: la Piedra Filosofal. Debido a su intelecto, Snape vio a través de los planes de Quirrell muy rápido, los cuales consistían en soltar un troll en el calabozo, y tratar de hechizar la escoba de Harry Potter durante un partido de Quidditch.

Snape, por supuesto, galantemente confrontó a Quirrell, pero al final, Harry y sus dos amigos se llevaron el crédito.

Encantador.

b1c8m2

Severus Snape y la Cámara Secreta

Aunque fue un año tranquilo para Snape, su excelente enseñanza permitió sutilmente a Hermione y Harry descubrir dos cosas que resultarían primordiales en años posteriores: la Poción Multijugos y el hechizo Expelliarmus.

No como otros magos, él no pasaba cada año en Hogwarts tratando de convertirse en el centro de atención.

polyjuicepotion_pm_b2c12m2_polyjuicepotionreadytodrink_moment

Severus Snape y el Prisionero de Azkaban

Esta es la historia donde nuestro héroe tuvo que confrontar a los villanos de su pasado: Sirius Black, Remus Lupin, Peter Pettigrew y James Potter, los “bullies” de la juventud de Snape, uno de ellos siendo el hombre que se casó con el amor de su vida Lily.

El reencuentro no bienvenido ocurrió cuando el viejo amigo de Potter, Remus Lupin, se apropió del trabajo de ensueño de Snape como profesor de Defensa Contra las Artes Oscuras. Snape, como maestro de Pociones, amablemente ayudó a Lupin, un hombre lobo.

Por supuesto, cuando tenía que suplir las lecciones de Lupin, él quizás sin intención haya enseñado a la clase como descubrir a un hombre lobo, pero eso fue una completa coincidencia.

Mientras tanto, Sirius Black había escapado de Azkaban e iba tras Harry Potter. No olvidando sus años en Hogwarts, Snape no perdió tiempo tratando de llevar a Black a la justicia cuando éste llegó al colegio.

Hacia el final del año, Snape finalmente lo atrapó en la Casa de los Gritos. Una vez ahí Snape fue proclamado como héroe por el Ministro de Magia, Cornelius Fudge, quien le prometió que sería debidamente premiado. ¡La Orden de Merlín! ¡Una mención en el Diario El Profeta! Todo se resolvía para Severus.

Otras cosas pasaron después de eso pero no fueron realmente tan interesantes.

severussnape_pm_b3c14m3_snapecallinglupininfiresequencepart1_moment

Severus Snape y el Cáliz de Fuego

Mientras Hogwarts celebraba el regreso del Torneo de Los Tres Magos, Snape tenía un pez más grande que atrapar.

Sus días de ser un Mortífago regresaban a atormentarlo, y su Marca Tenebrosa (una marca mágica vinculada al Señor Tenebroso) se volvía más visible. Sus peores miedos se confirmaron después ese año cuando se reveló que El Torneo de los Tres Magos había ayudado inadvertidamente a cubrir el regreso de su antiguo maestro, Lord Voldemort.

Llegando la hora, llegó Severus. A solicitud de Dumbledore, Snape terminó la historia al embarcarse en una peligrosa, súper secreta misión: que una vez más se uniera a los Mortífagos, lo que lo convertiría en un espía doble.

severussnape_pm_b4c36m1_snaperevealingdarkmarkinhospitalwing_moment

Severus Snape y la Orden del Fénix

Dumbledore le asignó a Snape una tarea más, y puede que haya sido la más grande misión de Snape: pasar tiempo con Harry Potter. De acuerdo, realmente era enseñar a Harry Potter Oclumancia, el delicado arte de defender la mente contra cualquier intromisión. Es magia complicada de dominar, y requiere una inmensa cantidad de control mental. Para él era más fácil enseñar a bailar tap a un Gusamoco.

Peor aún que ser inútil, sin embargo, es ser un raro, impertinente entrometido, del tipo que sumerge su cabeza en tu Pensadero cuando no estás en la habitación. ¡¿Quién hace eso?!

Sin embargo, el auxilió a Harry en varias ocasiones durante el año: dándole a Dolores Umbridge Veritaserum falso; mintiendo que se había terminado la poción cuando era presionado por más; pasando el mensaje de Harry sobre la captura de Sirius a la Orden del Fénix; y por consiguiente deducir que había caído a una trampa en el Ministerio. A pesar de sus esfuerzos, todos aún pensaban que era el peor.

grimmauldplace_pm_b5c4m1_orderofphoenixoutsidegrimmauldplace_moment

Severus Snape y el Príncipe Mestizo

Albus Dumbledore moría, habiendo regresado de una misión para destruir uno de los Horrocruxes de Lord Voldemort, un anillo, el cual estaba maldito, y el que le dió la sentencia de muerte.

Conmocionado y entristecido, Snape aceptó de mala gana ayudar a Dumbledore con uno de sus planes finales, e incluso ayudar a alargar la corta vida de Albus. Mientras se ocupaba de Dumbledore, Lord Voldemort había elegido a uno de los estudiantes de Snape, Draco Malfoy, para asesinar a Dumbledore; Dumbledore ordenó a Snape llevar a cabo la tarea en su lugar, y cuidar de Hogwarts después de su muerte.

Mientras tanto, Potter se entrometía en los asuntos de Snape una vez más, habiendo encontrado el viejo libro de Pociones donde Snape hacia anotaciones y creaba hechizos bajo el pseudónimo de “El Príncipe Mestizo”. Pero Snape no tenía mucho tiempo de involucrarse demasiado en eso.

Más tarde ese año, Dumbledore reveló que Harry era de hecho un Horrocrux, dando a entender que eventualmente tendría que morir. Ahora, como ya se había establecido antes, Snape, no era el más grande fan de Harry, pero eso no significaba que él hubiera dejado de amar a Lily.

Dumbledore se sorprendió de que Snape pudiera haberse encariñado con el chico. Con un movimiento de su varita, Snape conjuró un Patronus – el Patronus de Lily, una cierva.

“Siempre”, dijo Snape.

Al final, Snape cumplió su deber, matando a su más cercano aliado, su más querido amigo, y haciéndose ver como asesino ante los ojos de las personas que buscaba proteger. Por que ese era el tipo de hombre que era Severus Snape: un héroe tan valiente que él mismo se volvería el villano – mientras eso significara hacer lo correcto.

b6c27m1_animations

Severus Snape y Las Reliquias de la Muerte

Confinado al círculo de Voldemort, Snape se enfocó en seguir los deseos finales de Dumbledore, todo mientras fingía ser leal al Señor Tenebroso.

Fue nombrado Director de Hogwarts, donde secretamente mantuvo su promesa a Dumbledore de proteger a los estudiantes – especialmente cuando un par de sádicos hermanos Mortífagos, los Carrow, fueron puestos como los asistentes del director. A pesar de lo peligroso de la misión, y a pesar de ser odiado por la mayoría en el Mundo Mágico, Snape se aferró a la única cosa que lo motivaba a seguir: la seguridad del hijo de Lily. Incluso mandó su Patronus para guiar a Harry Potter hacia la Espada de Gryffindor (la cual podía destruir Horrocruxes) en un lago cercano.

Meses después, Potter regresó a Hogwarts para una última batalla – entre el bien y el mal, entre estudiantes y profesores de Hogwarts y las fuerzas oscuras de Lord Voldemort. Aún comprometido con su misión, Snape fue expulsado de Hogwarts por los otros profesores, quienes desconocían completamente las buenas intenciones de Snape.

Snape regresó con el Señor Tenebroso – pero algo estaba mal. Voldemort actuaba de manera extraña, confundido sobre el por qué su Varita de Saúco no le obedecía. Snape trató de asegurarle que estaba equivocado pero Voldemort creía a Snape como el verdadero amo de la antigua varita de Dumbledore, al ser éste el que lo había matado. Snape entendió qué significaba esto pero no fue lo suficientemente rápido – la serpiente de Voldemort, Nagini ya estaba sobre él, mordiéndolo en el cuello, dejando una herida mortal.

Aún en sus momentos finales, Snape realizó un último acto heroico. Él completó su misión, su promesa a Dumbledore, al darle a Harry (quien, sin saberlo Snape, estaba escondido) los recuerdos que no sólo le permitirían al chico derrotar a Voldemort, pero también redimirse ante los ojos del chico al cual sólo quería proteger – ante los ojos de Lily, que miraron en los suyos por una última vez.

Y con eso, Severus Snape se desvanecía.

severussnape_pm_b7c32m1_snapegetsbitten_moment

Epílogo

Severus Snape murió siendo un héroe, pero murió sabiendo que muy pocos lo sabían. Sin embargo, diecinueve años después un mayor y sabio Harry explicaría a su hijo menor, Albus Severus Potter, el por qué había sido nombrado como dos de los más grandes directores de Hogwarts, diciéndole que Severus a Snape era “el hombre más valiente que conocí”. Su legado en la familia de Lily Potter viviría por siempre.

- Afiliado -
Compartir
Proud Gryffindor con ascendencia Ravenclaw. Diseñador, ilustrador, cinéfilo y geek de corazón. Perfeccionista y detallista como buen Virgo.