Hemos sido testigos de muchos actos de maldad, la mayoría a manos de los Mortífagos y de quienes los apoyan. Pero es sorprendente dado el poderoso potencial de la magia Oscura, que los perpetradores de uno de los peores actos de maldad jamás vistos en la historia mágica fuera un grupo ordinario de jóvenes muggles.

ariana-dumbledoreLa víctima de este acto fue la niña de 6 años, Ariana Dumbledore, la pequeña hermana del brillante Director de Hogwarts, Albus, y del barista del Cabeza de Puerco, Aberforth.

Cuando mi hermana tenía seis años, la atacaron tres chicos muggles. Se dedicaban a espiarla a través del seto del jardín trasero y la vieron hacer magia. Ella era muy pequeña y no sabía controlarse; ningún mago ni ninguna bruja es capaz de dominarse a esa edad. Supongo que esos chicos se asustaron de lo que vieron, de modo que se colaron por el seto, y como mi hermana no logró enseñarles a hacer el truco, se pusieron furiosos y se les fue un poco la mano inten- tando detener a aquel bicho raro.

Harry Potter y las Reliquias de la Muerte.

El brutal ataque en la pequeña Ariana la dejó traumada y dañada, mentalmente inestable y temerosa de realizar magia. Sus poderes se contuvieron, lo cual es extremadamente peligroso. Aberforth la describe principalmente como “tierna, asustadiza e inofensiva”, pero cuando se molestaba o se enojaba, la magia explotaba fuera de ella y se volvía “rara y peligrosa”.

Las consecuencias del ataque a la pobre Ariana llegaron a cada miembro de la familia. Su padre, Percival Dumbledore, persiguió a los muchachos Muggles y fue enviado a Azkaban por atacarlos. Nunca revelando el por qué lo hizo, Percival temía que si el Ministerio se enteraba que Ariana se había vuelto loca por lo ocurrido pasaría el resto de su vida en el Hospital San Mungo de Enfermedades y Heridas Mágicas.

Después del encarcelamiento de Percival, su esposa Kendra Dumbledore mudó a la familia de Mould-On-The-Wold, donde tuvo lugar el ataque, al Valle de Godric, donde mantuvo a su hija principalmente en secreto y sólo le permitía salir al caer la noche.

En la biografía escrita por Rita Skeeter, La Vida y Mentiras de Albus Dumbledore, sugiere que fue la vergüenza de Kendra por haber dado a luz a una Squib – una bruja o mago sin habilidades mágicas – lo que la motivó a mantener a su hija  fuera del escrutinio público. Ella declara que cuando se le preguntaba a Albus y a Aberforth por qué su hermana no asistía a Hogwarts, ellos por instrucciones de su madre, respondían, “mi hermana es muy frágil para venir a la escuela”.

Por supuesto no era la falta de habilidad para la magia sino la existencia de una buena cantidad de magia incontrolable la raíz del aprisionamiento de Ariana. Trágicamente, poco después de que Albus se graduara del colegio y justo antes de embarcarse en un viaje alrededor del mundo con su amigo Elphias Doge, su madre Kendra murió como consecuencia de una de las explosiones de magia de Ariana.

Cuando ella cumplió catorce años… Bueno, yo no estaba allí, pero de haberlo estado la habría calmado. Le dio uno de sus ataques y como mi madre ya no era tan joven… Fue un accidente. Ariana no logró controlarse y mi madre murió.

Harry Potter y las Reliquias de la Muerte.

Albus canceló su viaje y regresó a casa para cuidar de Ariana, insistiendo que su joven hermano Aberforth continuara sus estudios en Hogwarts. Pero el adolescente Albus, quien había planeado viajes y una brillante carrera, estaba resentido por estar atado a su casa en el Valle de Godric y a una hermana que necesitaba cuidados constantes.

Yo estaba resentido, Harry. – Lo dijo sin rodeos, con frialdad, pero con la mirada perdida a lo lejos –. Tenía talento y era brillante, pero quería escapar. Quería brillar. Quería alcanzar la gloria. No me malinterpretes – añadió, y el dolor le ensombreció el rostro y recuperó el aspecto de anciano –. Yo los amaba, amaba a mis padres y mis hermanos. Pero era egoísta, Harry, más egoísta de lo que tú, que eres una persona asombrosamente desinteresada, podrías imaginar siquiera.

Y cuando murió mi madre y me hallé ante la responsabilidad de una hermana enferma y un hermano díscolo, volví a mi pueblo lleno de rabia y amargura. ¡Me sentía atrapado y desperdiciado! Y entonces llegó él, claro…

Harry Potter y las Reliquias de la Muerte.

“Él” es por supuesto Gellert Grindelwald, el brillante mago quien se habría ganado el título del más grande hechicero malvado del último siglo si Voldemort no lo hubiera desbancado de esa posición una generación después.

nhung-moc-thoi-gian-can-biet-cua-fantastic-beast-va-harry-potter-14797263770091

Gellert hizo amistad con un Albus de 17 años cuando llegó a quedarse con su tía abuela Bathilda Bagshot durante el verano posterior a la muerte de Kendra. El par se volvió inseparable mientras compartían ideas de un “nuevo orden Mágico” y formaron una obsesión compartida con las Reliquias de la Muerte. Pero Aberforth sintió que la amistad de Albus con Grindelwald había dejado a Ariana olvidada. Él confrontó a ambos y la discusión se convirtió en una pelea con devastadoras consecuencias.

Al fin yo saqué mi varita y él sacó la suya, y el mejor amigo de mi hermano me hizo la maldición cruciatus… Albus intentó impedírselo y los tres nos batimos en duelo; los destellos de luz y las explosiones pusieron muy nerviosa a mi hermana, que no podía soportarlo. – Aberforth palidecía por momentos, como si hubiera sufrido una herida mortal. – Creo que ella sólo quería ayudar, pero en realidad no sabía qué estaba haciendo… Ignoro quién de nosotros fue; pudo ser cualquiera de los tres. Pero el caso es que… Ariana estaba muerta.

Harry Potter y las Reliquias de la Muerte.

Quien sea que haya lanzado la maldición que mató a Ariana no está claro, aunque cuando Harry se encuentra a Albus Dumbledore en King’s Cross después de casi ser asesinado durante la Batalla de Hogwarts, el anciano Director claramente da indicios que Grindelwald fue quien lanzó la maldición asesina.

Grindelwald perdió el control. Eso que yo siempre había intuido en él, aunque fingiera ignorarlo, surgió de una forma espantosa. Y Ariana, después de todos los cuidados y toda la cautela de mi madre, yacía muerta en el suelo.

Harry Potter y las Reliquias de la Muerte.

Fue durante una trifulca junto al ataúd en el funeral de Ariana que la nariz del director de Hogwarts fue rota por su furioso hermano, Aberforth. Los hermanos se reconciliarían posteriormente pero los sentimientos de culpa y su dolor parecen nunca haber desaparecido.

La decisión de Albus de ir tras Grindelwald para detener sus atrocidades años después fue propiciada en parte por la muerte de Ariana. Reconociendo como su juicio fue nublado por su obsesión por las Reliquias, informó su decisión de no aceptar el cargo a Ministro de Magia.

El director de Hogwarts cometió un último error como resultado de sus sentimientos de culpa y vergüenza alrededor de la muerte de Ariana: se colocó el anillo maldito que contenía la Piedra de la Resurrección la cual Voldemort había convertido en un Horrocrux, un acto imprudente pero comprensible a la vez.

Lo cogí y me lo puse en el dedo; por un instante imaginé que estaba a punto de ver a Ariana y a mis padres, y que podría decirles cuánto lo lamentaba…

Harry Potter y las Reliquias de la Muerte.

Fuente: Pottermore

- Afiliado -
Compartir
Proud Gryffindor con ascendencia Ravenclaw. Diseñador, ilustrador, cinéfilo y geek de corazón. Perfeccionista y detallista como buen Virgo.