En el tercer escrito revelado por Pottermore sobre la Magia en Norteamérica, J.K. Rowling nos presenta la Ley de Rappaport.

MACUSA

Esta ley explica una de las más graves violaciones del secreto del Mundo Mágico.

En esta catástrofe estaba implicada la hija del Guardián del Tesoro y Dragots (el dragot es la moneda de los magos en curso en Norteamérica, y el Guardián de los Dragots, tal y como implica el título, es más o menos el equivalente al secretario de Hacienda). Aristotle Twelvetrees era un hombre competente, pero su hija, Dorcus, era tan tonta como bonita. Había sido una pésima estudiante en Ilvermorny y cuando su padre ocupó el cargo, aún vivía en la casa familiar y apenas practicaba magia, pues estaba más interesada en su guardarropa, sus peinados y sus fiestas.

Dorcus “se enamoró locamente de un apuesto nomago llamado Bartholomew Barebone” el descendiente de un Rastrero y “le confió las direcciones secretas del MACUSA y de Ilvermorny, junto con información sobre la Confederación Internacional de Magos y todo lo que estos organismos hacían para proteger y ocultar a la comunidad mágica.”

Bartholomew le robó la varita a Dorcus como lo explica Rowling:

Una vez consiguió sonsacarle a Dorcus todo lo que quería saber, Bartholomew le robó la varita que ella le había mostrado con tanta diligencia. Se la enseñó a todos los periodistas que encontró, reunió a un grupo de amigos armados y se propuso perseguir y matar, idealmente, a todos los magos y brujas de la región.

Esto fue una vergüenza para el Magicongreso Único de la Sociedad Americana (MACUSA), que cómo aprendimos en “A partir del siglo XVII”, se formó en 1693.

El edificio donde se ubicaba el MACUSA acaparó tanto la atención que tuvieron que trasladarlo. La presidenta Rappaport no tuvo más remedio que confesar, durante la investigación oficial de la Confederación Internacional de Magos, que no podía estar segura de que todas y cada una de las personas al tanto de la información de Dorcus habían sido desmemorizadas. La filtración fue tan grave que sus secuelas perdurarían durante los años venideros.

El resultado de la Ley de Rappaport fue la segregación de magos y nomagos.

La Ley de Rappaport, que imponía una estricta segregación entre las comunidades de magos y nomagos, fue la respuesta a la indiscreción de Dorcus. Los magos ya no podían entablar amistad o casarse con nomagos. Los castigos por fraternizar con los nomagos eran severos, y la comunicación con ellos debía limitarse a lo estrictamente necesario para la vida diaria.

Puedes leer todo sobre la “Ley de Rappaport” en Pottermore (dando clic aquí). Y no te pierdas el día de mañana la última parte de “Magia en Norteamérica” por J.K. Rowling

- Afiliado -
Compartir
Creador de Hogwarts Latinoamérica. Gryffindor. Hago videos en YouTube sobre Potter.