Cualquiera que esté al pendiente de las actualizaciones de Rowling en Twitter, se habrá dado cuenta de que ella en muchas ocasiones ha hablado, cual Hermione Granger, en defensa de la igualdad de género, los derechos LGBT y de la libertad religiosa. Ahora, la autora ha dado de qué hablar al mundo muggle al abordar el asunto del boycott cultural en Israel. La necesidad de la autora por expresar su opinión, surge en base a que más de 700 artistas han firmado un acuerdo en el que “se comprometen a no participar en relaciones culturales con Israel ni a aceptar invitaciones de carácter profesional, así como financiaciones de cualquier institución que se encuentre relacionada con el gobierno de Israel”.

Así, con el propósito de brindar un poco de contexto, el boycott cultural en Israel se originó debido a que los Palestinos han sido atacados en sus tierras por Israel, desde la guerra de Gaza ocurrida durante el verano (puedes consultar un resumen del conflicto al final de este artículo). Además, de acuerdo a Rowling, “la comunidad Palestina ha sufrido ya de una injusticia y brutalidad indescriptibles”, por lo que la autora señala que el realizar el boycott a Israel en todos los frentes posibles tiene su “encanto”, puesto que “satisface la urgencia humana por hacer algo ante el horrible sufrimiento humano”.

Sin embargo, la autora recalca lo siguiente:

“Algo que me sienta incómodo es que el romper contacto con la comunidad cultural y académica de Israel significa negarse a colaborar con algunos de los israelitas que son más pro-Palestinos y más críticos del gobierno de Israel. Esas son las voces que a mi me gustaría escuchar amplificadas, no silenciadas. Un boycott cultural coloca barreras inmóviles entre los artistas y los académicos que quieren hablar los unos con los otros, entenderse y trabajar en conjunto por la paz”.

Así, la semana pasada, Rowling firmó una carta en la que en conjunto con figuras culturales prominentes de Gran Bretaña, se mostraba oposición al boycott cultural de Israel al mismo tiempo que se promovía el diálogo intercultural. Seguido de lo anterior, la autora, empleando la plataforma de TwitLonger, expresó:

“Yo no creo que un boycott cultural fuerce a Netanyahu (el primer ministro de Israel) a dejar el poder, ni he escuchado que un boycott cultural finalice un conflicto prolongado y sangriento. El compartir arte y literatura a través de las fronteras constituye un inmenso poder para el bien en este mundo”.

Algunos lectores de Rowling se mostraron insatisfechos con el escrito de ella. Inclusive, algunos de ellos le dijeron a la escritora que ellos relacionaban a los israelitas con Voldemort y los mortífagos, lo cual orilló a Rowling a volver a escribir sobre la situación, usando esta vez al personaje de Dumbledore para explicar su postura en un segundo escrito en TwitLonger titulado “¿Por qué Dumbledore fue a la colina?”. En este escrito, que hace referencia a una escena de Harry Potter y las Reliquias de la muerte en el que Harry ve a través de recuerdos a Dumbledore reunirse en una colina con un Snape que en ese entonces era un mortífago (y quien buscaba la manera de vengar a Lily Potter), la autora dijo lo siguiente del director de Hogwarts:

“Dumbledore no estaba actuando en contra de su propia naturaleza cuando accedió a encontrarse con Snape en la colina. Recuerden que Dumbledore no es un político; el ministerio es débil y corrupto, pues propició que Voldemort resurgiera y estaba haciendo un trabajo muy pobre al combatirlo. Dumbledore en contraste es un académico y él cree que ciertos canales de comunicación siempre deben de permanecer abiertos. Es una verdad de los libros de Harry Potter y es una verdad en el mundo real que el hablar no siempre cambiará las mentes cerradas. Sin embargo, el curso de mi guerra ficticia cambió para siempre cuando Snape eligió abandonar el camino en el que estaba y Dumbledore lo ayudó a concretar este cambio”.

Además, en cuanto al empleo de los personajes de Harry Potter en la realización de argumentos morales, Rowling señaló lo siguiente:

“Yo genuinamente no me tomo a mal el que ustedes me manden contra argumentos enmarcados en términos de los libros de Harry Potter. Todos los libros que lidian con la moralidad pueden ser identificados porque contienen enunciados y temas que pueden ser empleados libremente, cuando estos concuerdan con las perspectivas de las personas que argumentan. Solo puedo decir que una discusión completa de la moralidad de la serie de Harry Potter resulta imposible de existir sin examinar las acciones de Dumbledore porque él es representa el corazón moral de los libros. […] Así, él siempre estuvo preparado para subir la colina”.

Para saber más sobre el conflicto en Israel:

El conflicto árabe-israelí es de carácter histórico (siglos atrás). En un principio comenzó como un conflicto de territorio, pues existe un debate de a quién le pertenecen las tierras. Por un lado se dice que los árabes estaban ahí desde hace siglos y que luego llegaron los judíos. Por el otro lado, los judíos alegan que es su tierra prometida, así que es un conflicto territorial, pero con un peso religioso e ideológico. A partir de 1948, con la consolidación del Estado de Israel todo cambió, pues se le dio preferencia a Israel (judíos) y Palestina (árabes) quedó reducida, a una pequeña franja, la conocida franja de Gaza. Hasta la fecha, los palestinos quieren ser reconocidos y existen algunos países que reconocen a Palestina pero son pocos.

El autor desea realizar un agradecimiento especial a María Fernanda Márquez, vicepresidenta de la SALRI del ITESM campus Monterrey por su contribución en la elaboración de la sección “Para saber más” de esta nota.

- Afiliado -
Compartir
Entusiasta del Quidditch como deporte. En 2012 "volé" a Orlando a competir con mi equipo en la VI copa mundial de la IQA. Escribo guiones de cine de vez en cuando.