Rowling nos levantó el día de hoy recordándonos que al fin podíamos ver el mundo mágico de Harry Potter a través de los ojos de Jim Kay:

Además, la autora aprovechó para elogiar al ilustrador diciendo: ¡El hombre es un genio!

El cumplido no es para menos, ya que Jim Kay ilustró en su totalidad el escrito de Rowling, brindándonos imágenes impresionantes en el que su atención al detalle así como su imaginación fueron ilimitados. Entre las diferentes técnicas que Kay empleó para ilustrar el libro se encuentran: el empleo de modelos en la vida real y el uso de maquetas.

En cuanto al empleo de modelos en la vida real, el autor comentó que fueron de gran ayuda para dibujar a los personajes principales, sobre todo porque él quería ponerle su propio estilo a Harry y sus amigos. Así, Kay comentó que existen muchos retratos de personajes en el primer libro porque esa es su manera de decir: “estos son mis personajes y esta es lo forma en que los veo”. Además, para lograr lo anterior, el ilustrador realizó un “casting” para el libro, de la misma manera en que se hace uno para las películas. De esta manera, Kay buscó niños de la vida real para dibujarlos y pintarlos, para así, mostrar cómo crecían a lo largo del tiempo de manera natural, y que esto se viera reflejado en las ilustraciones a lo largo de los siete libros. También, el artista compartió el difícil proceso de encontrar al niño en el que se basaría para dibujar a Harry:

“Comencé observando todas estas fotografías de niños evacuados de la década de los 40’s – conocidos en inglaterra como ‘los niños de la batalla’ – que habían sido sacados de sus casas durante el bombardeo. Estos niños, provenientes de las partes “East End” de Londres, tenían como características: una especie de cabello desaliñado y grueso, lentes redondos, y se veían mal alimentados y desnutridos. Entonces, quería que ese personaje real viniera de alguna adversidad, pero también que fuera un poco frágil, porque es delgado y chaparro”.

Afortunadamente, Kay encontró el modelo perfecto para Harry mientras tomaba el subterráneo de Londres, y le dijo a la mamá del niño que a él le gustaría fotografiar a su hijo para que fuera un personaje en el que estaría trabajando. El niño elegido, llamado Clay, resultó ser un actor de teatro, por lo que demostró ser fantástico para interpretar el espectro de emociones que Kay requería para el proyecto. Clay no se enteró que estaba interpretando a Harry hasta después, debido al nivel de secretismo de la versión ilustrada de Harry Potter.

En cuanto a la creación de maquetas, Jim realizó un modelo del castillo de Hogwarts empleando cartón y plastilina, y no solo lo usó para dibujar impresionantes imágenes de este, sino que también lo empleó para tener una mejor idea de las escalas entre edificios y personajes. Por ejemplo, el ilustrador platicó que para conocer la escala correcta de Hagrid, él alineó un montoncito de soldados de plástico para que estos representaran a los estudiantes de Hogwarts, y después hizo su propio modelo de plastilina de nuestro medio-gigante favorito y lo colocó alrededor de éstos. Todo este trabajo muestra la meticulosidad de Kay por obtener la escala real de los objetos que dibuja, algo que no es común en el ámbito de la ilustración, según comenta.

El libro salió a la venta hoy en sus versiones en inglés y en español, en países como Inglaterra, Estados Unidos y España, a un precio de $24.99 dls. Recordemos que el libro estará disponible en latinoamérica, en su edición en español a finales de este año.

Para más información del libro, así como del proceso que Jim Kay empleó para realizar las más de 100 ilustraciones del mundo mágico de Harry Potter, no te pierdas este video:

- Afiliado -
Compartir
Entusiasta del Quidditch como deporte. En 2012 "volé" a Orlando a competir con mi equipo en la VI copa mundial de la IQA. Escribo guiones de cine de vez en cuando.