Tras abordar el Expreso de Hogwarts, los estudiantes se reúnen con sus amigos para contarse sus aventuras de verano e imaginar qué maravillas y pesares los esperan en las aulas del castillo; sin duda se preguntan (y temen) qué animales fantásticos llevará Hagrid a clase o quien será este año el profesor de Defensa Contra las Artes Oscuras.

Poco llegamos a saber de los profesores en la escuela, rara vez pensamos qué hay o hubo más allá de su asignatura, detalles de su historia, por ejemplo, cuál era el pasatiempo de Minerva McGonagall, qué forma tenía el Patronus de Remus Lupin o quién es el hermano de Dolores Umbridge. Pues, para celebrar el regreso a Hogwarts, enlistamos curiosidades de siete profesores de este colegio.

1. Jugadora de quidditch con el corazón roto

Antes de llegar a ser una profesora estricta, inteligente y algo competitiva, Minerva McGonagall fue una gran jugadora de quidditch en el equipo de Gryffindor, hasta que una fuerte caída en un partido contra Slytherin la dejó fuera, lo que le provocó un recio deseo por ver a Slytherin perder en el campo de quidditch, aun en sus tiempos como profesora. McGonagall tuvo en dos ocasiones el corazón roto: la primera ocurrió tras un breve e interrumpido romance con un muggle; y la otra llegó cuando su esposo murió (de quien, por cierto, nunca adoptó el apellido).

2. La otra casa del jefe de Ravenclaw

En su juventud, Filius Flitwick fue campeón de duelos, por lo que no es ninguna sorpresa que llegará a convertirse en el profesor de Encantamientos; sin embargo, estuvo a punto de no ser el jefe de Ravenclaw, pues el Sombrero Seleccionador consideró durante varios minutos la posibilidad de mandarlo a Gryffindor; algo muy similar le pasó a McGonagall (sólo que ella quedó en Gryffindor). Tiempo después, ambos imaginaban qué hubiera pasado si el Sombrero los hubiera puesto en la casa contraria. Flitwick habría sido el jefe de la casa de Harry Potter y, quizá, el protagonista no habría comenzando tan rápido su camino en el quidditch.

3. Becaria avergonzada

Dolores Umbridge creció avergonzada de su familia, especialmente de su madre, una muggle, y de su hermano, un squib, a quienes no volvió a ver desde los 15 años. Más tarde, tras comenzar una carrera en el Ministerio de Magia como becaria, también negaba quién era verdaderamente su padre (un trabajador de la Oficina de Mantenimiento Mágico).

4. Un Patronus con forma de lobo y otro incorpóreo

En su tercer año en Hogwarts, Harry Potter es atacado por dementores, por lo que Remus Lupin le enseña a realizar el encantamiento Patronus. Este hechizo, en su máximo esplendor, suele adquirir la forma de un animal representativo del mago o la bruja que lo conjura. El Patronus de Lupin tenía la forma de un lobo, animales que se caracterizan por preocuparse por su familia y no ser agresivos; sin embargo, a Remus no le gustaba esta forma, pues le recordaba su condición de hombre lobo; por ello, normalmente conjuraba un Patronus incorpóreo.

5. La otra firma

En su juventud, siendo alguien muy distinto al hombre amable que veía la bondad y valor de las personas más allá de lo evidente, Albus Dumbledore escribía su nombre utilizando el símbolo de las Reliquias de la Muerte en lugar de la letra A. Esta característica reflejaba los ideales y el lazo afectivo que llegó a compartir con el mago tenebroso Gellert Grindelwald.

6. El niño especial de mamá

La mamá de Gilderoy Lockhart fue la primera fanática de su hijo, mucho antes que muchos magos y brujas alrededor del mundo. Ella buscó un nombre ambicioso y llamativo para su hijo, haciéndole creer desde pequeño que él era una persona extraordinaria destinada a la grandeza. Años más tarde, esta teoría se vería reforzada cuando Lockhart recibió su carta de admisión a Hogwarts, ya que fue el único miembro de su familia con magia.

7. La petición del profesor de Herbología

Durante sus años como estudiante, la materia favorita de Neville Longbottom fue Herbología (incluso llegó a enseñarla en Hogwarts tiempo después). Su fascinación era compartida con la profesora de esta asignatura, Pomona Sprout. Además de este gusto, ambos estuvieron a punto de compartir casa, ya que Neville le pidió al Sombrero Seleccionador que lo colocará en Hufflepuff, pues no se sentía capaz de pertenecer a Gryffindor.

Tras conocer o recordar algunas curiosidades de los profesores de Hogwarts, a todo alumno de este colegio no le queda más que prepararse para vivir un montón de maravillas en las aulas y, hay que decirlo, uno que otro terror.

- Afiliado -
Compartir
Tal Hermione Granger, casi siempre estoy leyendo; también escribo, dibujo y sueño con dragones. A mis 28 años, llevo un niño interior que duerme en la alacena debajo de la escalera.