El 31 de julio, los lectores, el mundo mágico y los muggles celebramos el cumpleaños de la escritora británica Joanne Kathleen Rowling, fecha que comparte con su personaje Harry Potter. Jo, como la llaman sus amigos y sus fanáticos alrededor del mundo, cautivó a millones de lectores con las aventuras de un trío de inadaptados en una escuela de magia, logrando que niños, jóvenes y adultos agarraran un libro y, aún más interesante, que después de éste, tomaran otros libros.

Leerla, escucharla, conocerla y leerla otra vez es el homenaje que podemos hacerle para celebrar sus palabras y su imaginación. Siete ideas de cómo hacerlo:

1. Leer “Harry Potter y la Piedra Filosofal”

En el 2011, durante la premiere mundial de “Harry Potter and the Deathly Hallows: Part 2”, Joanne conmovió a los fanáticos al decir que cada vez que leyéramos o viéramos la historia de Harry Potter, Hogwarts estaría ahí para darnos la bienvenida a casa. Y uno de los grandes momentos para regresar a nuestro castillo es el primer libro. Allí conocimos a muchos de nuestros personajes favoritos, algunos secretos de Hogwarts, al quidditch, al Callejón Diagon y muchas otras maravillas que nos atraparon. Vale la pena volver a fascinarse con las primeras palabras de Rowling, desde un gato que lee un mapa hasta el valor de la amistad.

2. Conocer la historia de Joanne

Muchas veces, las experiencias personales de los autores se reflejan en las historias que escriben; y aunque haya escobas voladoras y dragones, J. K. Rowling muestra muchas de sus vivencias a través de sus personajes. Vale la pena merodear en las entrevistas y palabras que Jo ha compartido sobre su vida. Descubrir, por ejemplo, que Hermione es un autorretrato de la época en la que tenía su edad. Un buen punto de partida puede ser la entrevista que tuvo con Oprah Winfrey; en ella, entendemos la importancia que tuvo la muerte de su madre para escribir Harry Potter, algo que nos ayuda a entender el porqué de la belleza y trascendencia de Lily Evans.

3. Leer “Una vacante imprevista”

Todos, aunque volvamos una y otra vez, hemos salido de Hogwarts, y “Una vacante imprevista” fueron las primeras palabras que Rowling escribió al hacerlo. Leer este libro es un ejercicio muy interesante para conocer el estilo de Jo como escritora después de Harry Potter, saber cómo trata otros temas más allá de la magia y las líneas editoriales que tuvo que seguir por el amplio público al que le escribía.

4. Leer “Harry Potter y el cáliz de fuego”

Podemos leer los siete libros de Harry Potter para celebrar a Jo, pero la magia, las historias y las maravillas que contiene “Harry Potter y el cáliz de fuego” lo convierten en el mejor platillo para devorar en un banquete en honor a Rowling. La imaginación queda satisfecha al leer este libro, que fue el gran giro de la historia y que, en el 2004, ganó el Premio Hugo como Mejor Novela, uno de los reconocimientos más importantes en la literatura de ciencia ficción.

5. Seguir a Joanne en Twitter

Jo, como muchos escritores, encontró en Twitter una plataforma para plasmar sus ideas sin muchas complicaciones (no hay que hablar con un editor, buscar una editorial y demás). Una de las grandes delicias de su cuenta son las respuestas y los comentarios que da a los fanáticos de su saga; varios soltamos una que otra lágrima cuando mencionó que todos recibimos la carta de aceptación a Hogwarts. También da pequeñas pistas sobre los personajes de Fantastic Beasts and Where to Find Them, como la casa de Newt Scamander: Hufflepuff (una casa que no ha contado con mucho apoyo de su parte). Algunos de sus tuits son muy ingeniosos, como el pequeño regaño que dio a Matthew Lewis (actor que interpretó a Neville Longbottom) por sus fotos para una revista.

Su cuenta @jk_rowling y ¡es una delicia!

6. Escuchar su discurso en Harvard

En el 2008, Jo ofreció un discurso a los graduados de Harvard. Sus palabras, acompañadas de ingenio y experiencias propias, fueron sobre la importancia del fracaso (uno de nuestros grandes boggarts), la imaginación y la amistad. Además, su discurso cuenta con pequeños guiños para los fanáticos de Harry Potter que se encontraban en la ceremonia o, como ella la llamo, la reunión de ex Gryffindors.

 

7. Leer a una autora desconocida de ciencia ficción

Conocimos a Joanne como J. K. Rowling porque, una vez que logró que su obra fuera aceptada, la editorial consideró que las personas no querrían leer a una escritora de ciencia ficción. El tiempo enseñó lo equivocada que estaba la editorial. Gracias a esto, hoy, autoras de todo el mundo pueden publicar sus obras con sus propios nombres, sin abreviaturas, ni ambigüedades. Todos pueden escribir ciencia ficción, como todos pueden leerla (mientras haya imaginación). Ésta es, sin duda, una de las grandes aportaciones de Jo a la literatura; por ello, uno de los grandes homenajes que se le pueden hacer es leer a una escritora de ciencia ficción. Hay que buscar en las librerías y bibliotecas, hay grandes historias esperándonos gracias al camino que ella abrió.

Ahora, pues, levantemos la cerveza de mantequilla o el whisky de fuego, y brindemos por ella.

- Afiliado -
Compartir
Tal Hermione Granger, casi siempre estoy leyendo; también escribo, dibujo y sueño con dragones. A mis 28 años, llevo un niño interior que duerme en la alacena debajo de la escalera.